Arxiu diari: 8 d'Octubre de 2021

MEMORIA PERIODÍSTICA VALENCIANA DE LA CONVULSIÓN POLÍTICA Y SOCIAL PREVIA AL 9 D’OCTUBRE DE 1981

Los periodistas Juan José Pérez Benlloch, Rosa Solbes, Emilia Bolinches y FRANCISCO PEREZ PUCHE (CRONISTA OFICIAL DE VALENCIA) reviven en este reportaje los momentos claves sociales y políticos vividos hace 40 años en València.

9 d’Octubre de 1981, hace exactamente 40 años. En el Almanque de Las Provincias de ese año se puede leer: “Para custodiar la normalidad de los actos del 9 de Octubre se movilizaron un millar de policías (…) una sentada de manifestantes obliga a la comitiva a regresar por la calle de la paz en lugar de Barcas y Pintor Sorolla. Hay abundantes gritos e insultos anticatalanistas, y un grupo de informadores de prensa y radio es amenazado y agredido por valencianistas ultras”.

Dice el periodista Juan José Pérez Benlloch, fundador de Diario de València, al recordar aquella jornada, que “había elevada temperatura política, en las instituciones y en las calles”. “Estábamos dando el primer paso hacia una autonomía que debía dar satisfacción a todos; los más optimistas creían que llegaríamos ser tanto como catalanes y vascos; los menos optimistas tenían algo de esperanza; pero también estaba la derecha, muy radical y violenta, que miraba al pasado; y había gran vibración en las calles” añade.

En febrero de ese año, exactamente el día 23, hubo un intento de Golpe de Estado, y ETA asesinaba casi todos los días. Fue un año en el que estuvo a punto de fracasar la Transición. En la Comunidad Valenciana la tensión también inundó las calles y las instituciones con la conocida como “batalla de València”. Un ejemplo: un mes antes, el 11 de septiembre, la ultraderecha intentaba asesinar a Joan Fuster en su vivienda de Sueca, con dos bombas; la primera para engañarle y la segunda para matarlo.

Es complicado que hoy la gente joven pueda entender lo que era aquel momento; porque además en esas fechas teníamos todas las esperanzas, las expectativas, puestas en un Estatut valenciano que al final no fue lo que esperábamos, la violencia de la derecha tuvo sus efectos”, comenta Pérez Benlloch.

Tiene razón. Días después de ese 9 d’Octubre, exactamente el día 13, se presentó en el Congreso de los Diputados el trámite de la propuesta de Estatut que se negoció durante meses en València. Ese primer Estatut, conocido como el de Benicassim por el lugar donde se hizo el primer borrador, sería finalmente laminado por el PP y el PSOE, rebajando las expectativas creadas. Se aprobó en 1982.

Aquel primer texto fue elaborado por cinco hombres: por los socialistas Joan Lerma y Felipe Guardiola, y los que representaban en aquellas fechas a la UCD, Luís Berenguer (que después se incorporaría al PSPV) y José Ramón Pin. El quinto, Antonio Palomares, dirigente histórico del PCE en la clandestinidad, falleció en el año 2007.

FRANCISCO PÉREZ PUCHE, que en esas fechas era Jefe de Política del Las Provincias, coincide con Pérez Benlloch: “Las esperanzas eran enormes, queríamos ser como las autonomías que ya tenían estatuto como la catalana, y que se les reconocían derechos históricos que aquí se habían negado”.

Y añade que “no había consenso con la cuestión de la identidad y los símbolos, entre la izquierda y la derecha, y se pactó en el Congreso un Estatut que creo no convenció a nadie”. Todos citan el papel en la sombra de Abril Martorell, Manuel Broseta y Emilio Attard, que era presidente de la comisión constitucional.

Recuerda Pérez Benlloch sus viajes a Benicàssim para informar. Primero del borrador, después acudió a la asamblea de parlamentarios valencianos en Peñíscola, donde se realizó la última redacción antes de presentar la propuesta en el Congreso. “Hicimos ese octubre y meses posteriores muchos viajes a Madrid, y al final recuerdo que lo que se acordó no gustaba a casi nadie, generó mucha frustración, fue difícil hacer esa crónica”.

9 d’Octubre de 1981. Semanas antes los periodistas describían en sus crónicas el ambiente en las calles. Emilia Bolinches, que entonces trabajaba en Diario de Valencia, sostiene que “comprendimos en esos días que la Transición no iba a ser pacífica ni tan estupenda como se nos decía; vivimos esos días con mucha violencia y mucha presión, especialmente de la ultraderecha, que amenazaba también a periodistas”.

Comenta que, en el fondo, “lo que había era un claro deseo de que los valencianos no pudiéramos consolidar nuestra democracia y nuestra identidad como pueblo a través del Estatut”. Y añade: “los valencianos siempre hemos estado víctimas de las renuncias, entonces y ahora; y parece que cuarenta años después eso no ha cambiado”.

Un testimonio clave es el de Rosa Solbes. Periodista valenciana de gran prestigio que desde finales de los años 70 estuvo en primera línea. Dice que el año 1981 “no se diferenció tanto del 78 o el 79 en el aspecto de la violencia anticatalanista y fascista en las calles”. Comenta que la Delegación de Gobierno intentó para ese 9 d’Octubre “dar una ligera apariencia de control, con el despliegue de mil policías; pero no sirvió de gran cosa”.

Lamenta Rosa Solbes que en 1981, ya con un Estatut pactado, con las renuncias de la izquierda, con la evidencia de que no iba a ser un texto como el logrado por catalanes y vascos “hubo la misma violencia que en el 78 y 79, una violencia que pretendía que se diera marcha atrás en el Estatut; la ultraderecha estaba totalmente descontrolada”.

Si se observa el inicio de este reportaje, se podrá comprobar que los sucesos descritos se han ido repitiendo casi cada 9 d’Octubre desde hace 40 años. Incluso en 2017, la ultraderecha volvió a agredir a informadores de prensa, radio y televisión. Pero sobre aquel día de 1981 de hace cuatro décadas el Almanaque de Las Provincias se describen otros hechos:

“Este año, por primera vez, el 9 de Octubre es festivo en València. Al coincidir dicho día en viernes y unirse con el sábado, domingo y lunes 12, jornada esta también festiva, se registra una salida festiva de valencianos al campo y en excursiones más lejanas. Se registran, en el atardecer del 12, grandes retenciones que llegan a mantener en la Nacional III caravanas de coches inmovilizados”.

En este aspecto, el 9 d´Octubre tampoco ha cambiado mucho.

Fuente: https://www.lavanguardia.com