EL CONSELL VALENCIÀ DE CULTURA PIDE UNA NUEVA LEY DE PATRIMONIO CULTURAL CUANTO ANTES

AMPARO COTS

El Consell Valencià de Cultura (CVC) alerta del “impacto bestial” que la pandemia ha tenido sobre las industrias culturales, al tiempo que subraya que una de las principales enseñanzas que deja este período marcado por la Covid es que la cultura es “un bien esencial y sin ella no somos personas completas”. Asimismo, el órgano consultivo anima a trabajar en una nueva Ley valenciana de Patrimonio Cultural, ya que la actual no recoge “excesivamente bien” realidades como las del acervo audiovisual o digital.

Así lo ha destacado el secretario de la institución, JESÚS HUGUET (CRONISTA OFICIAL DE LA POBLA LLARGA I PORTELL DE MORELLA), que este martes ha acudido junto al presidente del CVC, Santiago Grisolía, a entregar la Memoria de 2020 de la institución al presidente de Les Corts Valencianes, Enric Morera, y a los grupos parlamentarios.

El secretario de la institución, JESÚS HUGUET, en entrevista en La Ventana Comunitat Valenciana hace una serie de recomendaciones, entre las que figura instar al parlamento autonómico a que “se trabaje en una nueva Ley de Patrimonio Cultural” o su renovación, ya que, “actualmente, el patrimonio ha variado muchísimo y se ha introducido el hecho del audiovisual o del mundo digital y eso no se contempla excesivamente bien”.

PARA ESCUCHAR LA ENTREVISTA A JESUS HUGUET, PULSA EN LA FUENTE DE ESTA NOTICIA.

Fuente: https://cadenaser.com

CUANDO SAX FUE CAPITAL COMARCAL

PÉREZ GIL

La privilegiada situación geográfica de Sax, nexo de unión entre las comarcas del Alto y Medio Vinalopó y principal vía de acceso a la Foia de Castalla propició, junto a otros factores políticos y económicos, que a mediados del siglo XIX el Gobierno de España decidiera agrupar a las tres poderosas comarcas en un único distrito electoral que se centralizó en la pequeña villa de Sax. Un reciente estudio del CRONISTA OFICIAL DE SAX, VICENTE VÁZQUEZ HERNÁNDEZ ha arrojado luz sobre un período de la historia del interior de la provincia tan desconocido como sorprendente.

Entre las razones políticas por las que la villa sajeña acabó siendo la capital electoral de un amplio y rico territorio estaría el deseo gubernamental de reducir la influencia que el progresista Joaquín María López ejercía en su ciudad natal de Villena. También hay que tener en cuenta la posición hegemónica de la oligarquía sajeña, representada por su alcalde Gaspar Marco y Marco, que en aquel momento mantenía estrechas relaciones con el poder central.

El artículo 38 de la ley de 18 de marzo de 1846 facultaba a los jefes políticos a dividir en secciones los distritos siempre y cuando los electores sobrepasasen el número de 600. Así, el distrito electoral de Sax quedó dividido en tres secciones: Sax, Castalla y Villena. Pero no todos los censados mayores de edad podían votar en aquel período. Para ser elector se establecía la diferencia entre contribuyentes y capacidades. Se entendía por capacidades a los miembros de profesiones reconocidas socialmente como médicos, abogados, militares, maestros, sacerdotes y boticarios, entre otros. Y, respecto a los contribuyentes, se exigía la mayoría de edad de 25 años y pagar un mínimo de 400 reales de impuestos directos al erario público.

La decisión del Gobierno generó recelos en las clases dominantes de Elda, Castalla y Villena pero el distrito electoral de Sax se mantuvo en vigor durante casi veinte años, hasta que se promulgó la Ley Electoral del 18 de julio de 1865. Hasta entonces todos los electores de las tres comarcas debían acudir a la villa de Sax para votar en la ermita de San Sebastián -destruida en el año 1971- que fue el «sitio prefijado para tal fin por el señor Gobernador Civil de la Provincia». La céntrica ermita se construyó en el siglo XVI, pertenecía a la Diócesis de Orihuela-Alicante y durante la Guerra Civil sufrió daños que fueron restaurados al finalizar la contienda. A pesar de ello el templo se vendió un cuarto de siglo después para construir una guardería y un asilo. Pero actualmente el solar donde estaba ubicada lo ocupa un bloque de pisos.

En 1863 era alcalde Juan Antonio Bernabé Estevan y secretario municipal Joaquín Antonio Valdés Pérez cuando se celebró la votación en la que fue elegido diputado por el distrito de Sax el aristócrata Luis Santonja y Crespo, natural de Biar y marqués de Villagracia, que obtuvo 442 votos y consiguió el acta de diputado nacional. Así viene recogido en el Archivo Municipal de Sax, donde todavía se conservan los expedientes de varias de las elecciones a diputados a las Cortes Nacionales. Del mismo modo, tal y como consta en los documentos analizados por VICENTE VÁZQUEZ, los días 11 y 12 de octubre de 1863 votaron en Sax un total de 158 contribuyentes con derecho a voto procedentes de las vecinas localidades de Elda, Petrer y Salinas. Concretamente 59 de Elda, 52 de Sax, 40 de Petrer y 7 de Salinas. Fueron solo dos décadas pero la pequeña villa ejerció la capitalidad de las tres comarcas de interior más poderosas de la provincia a mediados del siglo XIX.

Fuente: https://www.informacion.es

EL MERCADO Y LA FERIA DE ELDA

GABRIEL SEGURA, CRONISTA OFICIAL DE ELDA

A pesar de que las hostilidades bélicas entre Castilla y Aragón, conocidas como Guerra de los Dos Pedros (1356-1367) hacía ya casi dos décadas que había finalizado, la posición fronteriza de la vall d’Elda y las tensiones propias de un territorio poblado ampliamente de mudéjares hacía difícil que la población se estabilizara.

La llegada a la Señoría de la Vall de la reina Violante de Bar, esposa de Juan I de Aragón, en 1387, supuso un intento de asegurar la tranquilidad militar del territorio que permitiera la estabilidad demográfica, el consiguiente incremento de la actividad económica, y por extensión, una mayor recaudación de impuestos.

Dentro de aquella política de la reina consorte, que fue acompañada de otras medidas, cabe destacar el privilegio real concedido, un 18 de noviembre de 1388, por el monarca Juan I de Aragón a la villa de Elda para la celebración de un mercado y una feria. Hoy hace 631 años.

Ambos hitos, mercado y feria, se constituyen en el máximo exponente de los eventos comerciales de la Edad Media, contando para su celebración con privilegios y protección real.

Gracias a los magistrales trabajos de la doctora Mª Teresa Ferrer i Mallol en el Archivo de la Corona de Aragón, conocemos que el mercado se habría de celebrar semanalmente todos los viernes; mientras que la feria de Elda, de periodicidad anual, debía iniciarse el 1 de enero y celebrarse hasta el 15 del mismo mes.

Sin embargo, en un clima de tensa calma bélica, de inseguridad fronteriza protagonizada por frecuentes asaltos, robos y saqueos a manos de castellanos, murcianos, nazaríes o almogávares, de escasa población y de lugar poco atractivo para los encuentros comerciales, aquel privilegio real a la villa de Elda no debió surtir el efecto buscado. Aquel mercado y aquella feria no debieron tener continuidad en el tiempo, pues habrá que esperar a 1426 cuando, de nuevo, un privilegio real de Alfonso V de Aragón conceda la celebración de un mercado semanal a la villa de Elda.; y, en 1466, Juan II de Aragón conceda a Elda el privilegio de celebrar una feria anual, origen directo de nuestra Feria de la Purísima, que este próximo mes de diciembre cumple la friolera de 533 años.

Fuente: https://www.valledeelda.com

ESTER JULIÀ YA LUCE COMO REINA DE LAS FIESTAS PATRONALES DE MONCOFA

MIGUEL ÁNGEL SÁNCHEZ

Ester Julià Sales ya luce como nueva reina de las fiestas patronales en honor a Santa María Magdalena de Moncofa, después de ser proclamada anoche como máxima representante festiva en la localidad. Lo hizo acompañada de su corte de honor infantil, que forman las niñas Mar Fabregat y Marta Rius.

Fue a partir de las 22.30 cuando llegó el mágico momento, en el que no faltaron los nervios y la emoción, que la joven llevaba aguardando desde que fuera nombrada en febrero del 2020. Casi un año y medio de espera, obligada por la pandemia, que tuvo su momento culmen cuando la reina saliente, Clara Diago, le colocó la corona y la banda que acreditaban oficialmente a Ester Julià como su sucesora en el trono moncofense.

Dos años… pero casi sin actos

Su predecesora en el cargo, como reina de las fiestas del 2019, ha tenido el honor de asumir esta función durante dos años por el covid, pero, aunque se ha alargado el reinado, la crisis sanitaria también le ha privado de poder participar en muchos eventos, como en la Magdalena, al igual que al resto de localidades que Moncofa siempre ha estado invitada.

El acto de presentación se celebró en la plaza de la Constitución cumpliendo todas las medidas sanitarias, ya que desde la Concejalía de Fiestas prepararon un exhaustivo protocolo para prevenir al máximo los contagios.

El papel de mantenedor recayó esta vez en la figura de JOSÉ SALVADOR MURGUI SORIANO (CRONISTA OFICIAL DE CASINOS), miembro de la Real Asociación Española de Cronistas Oficiales y exdirector de la Caja de Ahorros de València. Aunque nació en Casinos (Valencia), lleva muchos años vinculado a Moncofa y durante su estancia en la localidad fraguó amistades, por lo que anoche también fue uno de los protagonistas.

Más allá de las autoridades municipales, con el alcalde, Wences Alós, en cabeza, la ceremonia también contó con la asistencia de representantes de otras poblaciones, como l’Alcora, Almassora, les Alqueries, Benicàssim, Burriana, la Llosa, Nules, Onda, Orpesa, la Vall, Vila-real, la Vilavella y Xilxes.

Un alcalde que reivindicó ayer que con la presentación de la reina 2021, la localidad empieza la cuenta atrás en el camino hacia la celebración de las jornadas de las fiestas patronales, «que arrancarán el próximo fin de semana con la feria de comercio y finalizarán el miércoles 28 de julio».

Fuente: https://www.elperiodicomediterraneo.com

EL SOVIET

Los vendedores del Mercado Central gozaban de un liberalismo para el que no están preparados: se hace precisa una intervención.

FRANCISCO PÉREZ PUCHE, CRONISTA OFICIAL DE VALENCIA

El Mercado Central, es obvio, está lleno de comerciantes alocados que no pagan a los proveedores, de gente que promete y no cumple, de empresarios manirrotos que tiran su dinero… Por eso mismo, el Ayuntamiento, que ve en los demás los defectos que son patrimonio de la política, va a retirar a los vendedores esa prebenda liberal de la autogestión de la que disfrutaban. ¿A dónde van esos insensatos administrando sus intereses sin control municipal?

El Soviet Supremo ha intervenido. No más liberalismo entre mercaderes. El Ayuntamiento, creado para vigilarlo todo, evoca el tiempo en que el mustasaf iba de puesto en puesto, con sus pesos y medidas a cuestas, para comprobar que las varas y los cahíces, las azumbres y las arrobas, eran como tenían que ser, sin mengua ni engaño de calidad y cantidad.

Más allá de las oficinas del consumidor, el Concejo hace que la tribu vuelva a tiempos medievales. Y no solo incrementa la vigilancia y control, siempre recomendables, sino que se adueña directamente de la administración, como en la época en que «les peixcateres» de Blasco Ibáñez movían gresca de intereses y acababan tirándose del moño en medio del escándalo de señoras y criadas.

Es preciso el orden. El ordeno y mando municipal regresa a la ciudad en vista de tantas desviaciones libertarias. Está pasando cada día más, en muchas ciudades españolas. ¿Cómo, que un camión ha arrancado la pasarela de la autovía en El Saler? Pues ha llegado el momento de meterle mano a ese residuo: vamos a poner el paso de peatones con semáforo que el Ayuntamiento dice que pedían los vecinos aunque en realidad son algunos vecinos del partido del Ayuntamiento los que tienen la orden de pedirlo. El Soviet Supremo ha hablado y el resultado está al caer: en vez de hacer una pasarela mejor, que puede costar medio millón de euros, ponemos el semáforo, que cuesta cuatro perras, y aumentamos las verbenas de verano con el resto. No restauramos la Casa de la Demanà, eso no; hacemos que haya más jarana en la placeta, lo que justificará la subida de las tasas de las mesas de bar.

Veremos. Veremos, para empezar, si la autopista del Saler sigue siendo de la Generalitat o es ahora del Ayuntamiento, detalle que no clarifican los que quisieran que el tráfico se pacificara en cuanto los coches pasan el Plan Sur, hasta llegar a un semáforo que antes de dos años tendrá gemelos en Pinedo y la Punta y convertirá la vía rápida en algo parecido a la calle de Pizarro, incluidas, quizá, las bicicletas.

El Soviet está para eso. Para velar por todos nosotros, por los intereses más pequeños, por los detalles más delicados. Para que nadie fume en las paradas de autobús y para que los perros puedan viajar con trasportín en los autobuses. Para que el espíritu de libertad que dio nacimiento a las ciudades hace cinco milenios se vaya acotando, recortando, reduciendo, acoquinando. Que es gerundio.

Fuente: https://www.lasprovincias.es

LAS FIESTAS DE 1887

BERNARDO GARRIGÓS SIRVENT, CRONISTA OFICIAL DE XIXONA

Las fiestas dedicadas a San Sebastián en 1887 comenzaron el domingo 30 de enero con la celebración a primeras horas de la mañana con un gran y solemne misa al patrón de Xixona, ocupando “la cátedra sagrada para hacer el panegírico del santo patrón el elocuente y sabio orador Dr. D. Francisco Navarro, cura de la Parroquia de la Iglesia de San Mauro y San Francisco de esta ciudad (Alcoy)”.

Tras la misa a descansar, tomar una cervecita y marchar a casa para comer, ya que el primer acto festero tenía una hora un tanto inusual: “Por la tarde a las dos horas de la misma dará principio la grande y magnífica “Entrada de Moros y Cristianos“. El adjetivo grande estaba empleado con especial rigor, dado el recorrido que se proponía: “que romperán su marcha desde la ermita de S. Sebastián recorriendo luego las principales calles de la población”. Si atendemos al programa oficial de 1884 el acto continuaría por “las calles de Vall, Loreto, al castillo de Moros y Cristianos, y de este a las de Arrabal, Santa Ana, Abadía, Galera, Parras y la Vila, a terminar delante de la Casa Consistorial (Situada en el espacio que actualmente ocupa la plaçeta de la Pressó).

Desconocemos si el hecho de partir desde la ermita de San Sebastián en la partida de Segorb era una innovación de dicho año, ya que en 1884 se salía desde el puente de Alicante o una licencia literaria del periodista.

Tras la entrada se anuncia un acto un tanto peculiar “empezará el paseo general como se hace en esa ciudad”. Hay que pensar que se trata de un desfile con las bandas de música por las calles de la ciudad.

El segundo día de fiestas, el lunes 31 de enero, comenzaba al toque del alba con una gran diana y posteriormente una misa. A media mañana se interpretó la embajada del contrabando, de la que el corresponsal del periódico alcoyano El Serpis era fiel devoto. Este corresponsal nos dio el nombre de tres de los principales protagonistas: capitán contrabandista: Felix Puyo; el embajador contrabandista: Sebastián Puyo y su oponente: Antonio Lluch. Por la tarde simulacro de alardo y embajada que terminaron con la toma del castillo por el bando moro.

El último día de fiestas, el martes 1 de febrero se escenificaba la reconquista del castillo por las tropas cristianas “con el correspondiente simulacro de batalla en que se gasta y consume muchísima pólvora”. Las fiestas se cerraban si seguimos el esquema marcado por el programa de 1884 con el traslado de San Sebastián desde su ermita al templo parroquial.

Entre todas las filaes participantes el periodista quiso destacar la participación de la filà Marinos “por el exquisito gusto que han tenido en la elección de sus trajes nuevos, que son muy elegantes y bonitos”. Las fiestas estuvieron amenizadas “además de la música de esta, algunas mas de los pueblos comarcanos, que al efecto han sido contratadas”.

El día 2 de febrero se celebraba la fiesta de la Candelaria con “por la mañana solemnísima procesión al santo patrono que se acompaña desde la Iglesia Mayor hasta su ermita. En este acto festero van todos los festeros pero vestidos de paisanos, disparando sus arcabuces”.

Por la tarde soberbio “porrat” al que asisten las jijonencas vistiendo sus más ricos trajillos y luciendo sus diminutos pies bonitos zapatitos blancos, lo cual contribuye a que resalte mas su belleza y su donaire, tan peculiares, las hijas de la tierra del turrón y de la uva”.

Los días previos estaban amenizados con bailes, cucañas y alguna actuación teatral. El teatro era una pasión bastante arraigada entre los jijonencos desde 1847 el antiguo edificio del pósito junto al puente de Alicante fue acondicionado para celebrar funciones teatrales, puesto que había perdido ya su función.

Como se pueden imaginar a las fiestas venían compañías con excelentes actores y otras no tanto. Lo que desconocíamos es que nuestro corresponsal del periódico El Serpis era un contumaz y aguerrido crítico teatral.

Seguidamente exponemos la crítica que realizó de una de las funciones teatrales de estas fiestas de 1887.

“De un abuso incalificable tengo que darle cuenta. Ya dije a V. en mi anterior que actúa en nuestro teatro una compañía dramática dirigida por el señor Sepulveda y que los artistas (?) que la componen son tan malos (hablando en el terreno del arte) como buenas las entradas que han tenido.

Ahora bien. Anoche fue anunciada para su representación la obra titulada “La Aldea de San Lorenzo”. El deseo de recordar las bellezas de esta producción en unos y el de conocerla en otros, atrajo al teatro una numerosa concurrencia que fue esperando ver la obra aunque pésimamente interpretada. Pero he aquí que por causas que se ignoran y sin mediar aviso ni explicación alguna, dispone la empresa cambiar la obra anunciada, cuando ya la mayor parte del público tenía su localidad comprada. En vista de esto muchos señores pidieron a la Empresa y al Taquillero se les devolviese el importe de la localidad (conste que esto sucedía antes de empezar la función). A petición tan justa, contestó la Empresa y el Taquillero con mandarles a la ….(Suprimo la palabra para evitar que tanto V. Sr. Director, como los lectores de EL SERPIS, tengan que llevarse el pañuelo a las narices) ¡Valiente y digno modo de proceder de quien dependiendo de un público, debe portarse con el con la caballerosidad y decencia que su clase exige! ¡Gran crédito cobrarían los artistas en general si siguiesen el ejemplo de los que fueron autores del abuso que acabo de relatarle. Y basta con lo dicho para que el público conozca y juzgue a dichos señores”.

Fuente: https://bgarrigos07.wordpress.com

LOS LIBROS PARROQUIALES DE ALGAR, UNA AUTÉNTICA JOYA HISTÓRICA

JOSEP CATALUNYA ALBERT, CRONISTA OFICIAL D’ALGAR DE PALÀNCIA

Los conocidos como libros parroquiales son de una importancia extraordinaria, ya que en los mismos se contiene  una valiosísima información histórica.

                Al hablar de los libros parroquiales hay que referirse, en primer lugar, a los “Quinque Libri”, en los cuales se recogen los cinco actos sacramentales más notorios de la vida de los cristianos: bautismo, confirmación, matrimonio, defunción y excomunión (esta última raramente). Últimamente, en algunas parroquias, se registran también las primeras comuniones.

                Además de los Quinque Libri, en las parroquias se conservan otros libros o documentos históricos como los relativos a procesiones, rogativas, epidemias, obras de mejoras de los templos, visitas pastorales, etc.

                Según la orientación 23 de las Orientaciones de los libros sacramentales parroquiales de 2010, de la Conferencia Episcopal Española

                “ Los libros parroquiales se custodiarán en el archivo parroquial, en un armario que proporcione las necesarias garantías de conservación y seguridad, y siempre bajo llave. Solo el Párroco o su delegado tendrán acceso al armario “.

                En la parroquia de Nuestra Señora de la Merced de Algar, se conservaban los originales de la totalidad de los libros de bautismos, matrimonios, confirmaciones y defunciones, no apareciendo los libros de excomuniones, seguramente porque no ha tenido lugar ninguna a lo largo de la historia, todos dichos libros desde el año 1617 (no olvidemos que los moriscos, pobladores exclusivos de Algar, fueron expùlsados en el año 1610) hasta la actualidad. Además de los Quinque Libri se conservaban el Minutario general, la documentación referente a la fundación de la Tercera Orden Franciscana en Algar (años 1772-1834). el Racional (años 1867-1926), Visitas de Amortización (año 1795) y los Padrones del reparto de casas y tierras de los años 1818 y 1821, etc.

                Estos libros son, como se puede apreciar, una auténtica joya, que en Algar se ha sabido guardar y respetar a lo largo de su historia, no siendo afectada por vicisitudes como el abandono de parte de los responsables de su custodia, los efectos de las guerras, etc., cosa que no se puede decir de muchos pueblos y parroquias de España.

                El Ayuntamiento de Algar, de acuerdo con el párroco y la Junta de Obras Parroquiales, llevó a cabo una pequeña inversión en el templo parroquial para una mejora de su archivo y para una mejor conservación de los libros parroquiales, pero, hace muy poco tiempo, sin mediar ningún tipo de comunicación ni de diálogo previo, los libros fueron trasladados al Archivo Histórico Diocesano de Valencia, donde se encuentran actualmente, hecho que causó un gran disgusto y descontento, no solo a los miembros del Ayuntamiento y de la Junta de Obras Parroquiales sino también a la mayor parte de los vecinos, creyentes o no, por considerar que se llevaron una parte importante del patrimonio histórico de Algar. Pese a que se inquirió a los responsables del Archivo Histórico Diocesano, la contestación fue que ello se hizo en cumplimiento de la orientación número 6 de las antes citadas Orientaciones de la Conferencia Episcopal Española la cual establece:

                “ Se aconseja vivamente que los libros parroquiales que en el momento de su cierre tengan un antigüedad superior a los cien años se depositen en el Archivo histórico diocesano, sin perjuicio de la propiedad, que seguirá siendo de la parroquia y se acreditará mediante el correspondiente certificado que se unirá al inventario parroquial “.

                Y ese es el estado de la cuestión. Los libros parroquiales de Algarse encuentran depositados en el Archivo Histórico Diocesano de Valencia y mucho nos tememos que ello será in aeternum. No obstante, el Ayuntamiento ha financiado, una vez más,  una reproducción en papel de la totalidad de los libros, los cuales debidamente encuadernados, se encuentran en el archivo parroquial a disposición de quienes lo deseen, sobre todo investigadores, dado su incalculable valor histórico, previa autorización del párroco.

TURISMO PRESENTA EL LIBRO DOCUMENTADO ‘ORIHUELA: CUNA DE EL ARROZ Y COSTRA’ ESCRITO POR EL CRONISTA DE LA CIUDAD, ANTONIO L. GALIANO

La Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Orihuela está realizando un ambicioso programa para dar a conocer ‘El Arroz y Costra’ al que consideran el mayor tesoro gastronómico y plato relevante de Orihuela y la comarca de la Vega Baja. La edil del área, Mariola Rocamora, ha dado a conocer lo que es el décimo segundo ejemplar de ‘Capítulos de Nuestra Historia’, escrito por el CRONISTA OFICIAL DE ORIHUELA, ANTONIO LUIS GALIANO PÉREZ, y que versa sobre ‘Orihuela: Cuna de El Arroz y Costra’.

Con esta nueva publicación se pretende dar a conocer, a través de la historia, este singular plato de nuestro patrimonio gastronómico, siendo el protagonista destacable siempre en los principales eventos y celebraciones de nuestras fiestas y de nuestra ciudad como se puede leer en el relato de ANTONIO LUIS GALIANO. En este sentido la concejalía, además de esta publicación y entre otras actividades, también quiere acercarlo a los más jóvenes y “estamos trabajando en la creación de un cuento con textos e imágenes sobre el arroz y costra para llevarlo a todos los colegios, así como la realización de un video didáctico del mismo”, ha explicado Mariola Rocamora.

El Ayuntamiento busca también el reconocimiento y difusión del arroz y costra como se refleja en el Plan de Dinamización, que ya inició Turismo hace más de un año al que se han incorporado todas las investigaciones realizadas por Antonio Luis Galiano y que se ha presentado en algunas instituciones.

Con este libro se han plasmado documentadas cuatro vertientes: en primer lugar, situar la denominación que es arroz y costra; en segundo lugar, el origen que es Orihuela; tercero, la transmisión que ha habido del arroz y costra a través de la fiesta de San Antón y otras fiestas; y, en cuarto lugar, la presencia del arroz y costra en la literatura oriolana.

GALIANO PÉREZ explicaba que “lo primero que nos planteamos fue la denominación que para mí es: arroz y costra. No es arroz en costra o arroz con costra ya que el que se juegue con una conjunción o una proposición es importante. Si decimos ‘y’ creamos un maridaje y es realmente como me ha llegado y nos está llegando. En muchas de las documentaciones que hemos aportado de nuestros antepasados, decían con costra, pero nunca en costra, lo cual quiere decir que estamos hablando de arroz y costra. Lo primero que hacemos es situar de alguna manera lo que es el arroz en todo el contexto de la gastronomía oriolana, desde ‘el arroz de los tres puñaos’ al ‘arroz al horno’ pasando por el ‘arroz y conejo y caracoles o caracolas o serranas’ todos ellos derivan en el arroz y costra”.

En segundo lugar, lo que hace ANTONIO L. GALIANO es situar el origen, la cuna patria, entendiendo por cuna el lugar donde nace el arroz y costra. “Digan lo que digan, nace en Orihuela y se exporta. Pasa primero a la Vega Baja, con lo cual consideramos que el arroz y costra ya no solo es oriolano sino de toda la Vega Baja, y después a la diáspora de aquellos que se van en un momento determinado y tienen que emigrar sobre todo a algunas zonas más próximas a nosotros, como es el Bajo Vinalopó”.

A partir de ahí continúan los estudios viendo la presencia del arroz y costra en momentos festivos, sobre todo en San Antón con la que está muy ligada. “En Elche hablan de que está presente el arroz y costra en la fiesta de San Antón y he estado trabajando con 26 cabeceras de periódicos desde el año 1885 hasta 1934, en el que el arroz y costra no aparece el día de San Antón. Sin embargo, sí que aparece que comían cardos y el turrón, que ellos le llaman turrón de rosas, que debe ser el turrón de panizo o el turrón que nosotros llamamos de novia, sin que haya ninguna referencia al arroz y costra en Elche. Es posible que se cocinara en las casas, porque la gente que emigra de Orihuela y de la Vega Baja hacia esa zona, probablemente comieran arroz y costa De igual manera en 1934 curiosamente en Orihuela se plantan fallas y en la que se sitúa en la Plaza de San Agustín. aparece una imagen que se titula ‘Cosas de Orihuela’ y dentro de ella encontramos un escenario donde pone arroz y costra y se ve a un matrimonio introduciendo la perola de arroz en el horno”, ha ACLARADO ANTONIO L. GALIANO. En este sentido no quiere entrar en disquisiciones con quiénes se quieren atribuir el origen porque está claro que es plenamente de Orihuela y de la comarca de la Vega Baja.

En lo que hace referencia a la presencia del arroz y costra en la literatura de Orihuela, existen muchas publicaciones que nos hablan de ello, por ejemplo, de José María Ballesteros, de Julio López Maimón, de José Martínez Arenas precisamente este último tiene un capítulo que se reproduce en la tertulia del Bar Lauro donde se explica que es un plato no solo de San Antón, sino que también está presente en muchos actos festivos oriolanos. En la coronación de la Virgen de Monserrate de 1920, en un banquete, se sirve arroz y costra; en la visita que hace Justo García Soriano a Orihuela, en 1927, se sirve arroz y costra; y así sucesivamente y “nosotros comemos el arroz y costra, sobre todo el día de San Antón y, en algunos casos, el segundo o el tercer día de Navidad que entonces se le mete de pavo por los restos que nos puede quedar de esos días navideños”.

Respecto a la receta original del arroz y costra, la Concejalía de Turismo también ha editado un fascículo donde se aclaran los ingredientes. “Se habla también del origen de la receta en la condesa Pardo Bazán pero no es el arroz y costra probablemente es ‘arroz clarico’. Y luego al final terminamos diciendo que ¿cuál es el mejor arroz y costra? Yo lo digo siempre, el que hace mi mujer, así de sencillo. Hay una gran cantidad de elaboraciones de arroz y costra que llega a los restaurantes, ¿a manos de quién?: de las madres oriolanas. Incluso hay hoteles que cuando empiezan a servirlo llaman a alguna madre de Orihuela para que diga cómo se debe hacer el arroz y costra y luego el sistema de servirlo. Un arroz y costra para esté bien tiene que ser en perola de barro en caso contrario no me vale y los ingredientes están claros: huevos, arroz y embutidos de la Vega Baja”.

La primera vez que aparece documentado en prensa el arroz y costra de Orihuela fue en 1888. Respecto a que ya lo comieron los Reyes Católicos en nuestra ciudad, GALIANO ha indicado que si realmente fue así que lo demuestren, que lo justifiquen y si lo justifican se incorporará al expediente pero “no podemos lanzarnos a decir algo que documentalmente no está”.

La publicación ‘Orihuela: Cuna de El Arroz y Costra’, patrocinada por el Ayuntamiento de Orihuela, es totalmente gratuita y se puede adquirir en la Concejalía de Festividades. Mariola Rocamora invita a quien tenga documentación que la aporte para poder añadirla al expediente.

Fuente: http://www.orihuela.es

FAMILIARES Y AMIGOS DE PERE Mª ORTS I BOSCH (CRONISTA OFICIAL DE BENIDORM, YA FALLECIDO) RECUERDAN AL ERUDITO EN EL CENTENARIO DE SU NACIMIENTO

Familiares y amigos de PERE Mª ORTS I BOSCH han recordado al erudito e historiador en el día en que se cumplen 100 años de su nacimiento. Un acto íntimo y privado organizado por el sobrino del historiador, Vicente Ibañez, en el cementerio Mare de Déu del Sofratge y en el que han participado varios miembros de la Corporación municipal, encabezados por la alcaldesa en funciones, Ana Pellicer, y el concejal de Cultura, Jaime Jesús Pérez.

Frente al panteón familiar que alberga las cenizas de PERE Mª ORTS I BOSCH, Hijo Adoptivo de Benidorm fallecido el 26 de febrero de 2015, el poeta Antonio Bravo ha recitado su composición ‘Yo, Pere María (1921-2021)’, incluida en un poemario de próxima publicación y en el que la voz del erudito es la narradora y protagonista.

Bravo ha apuntado que “para Benidorm es un honor tener entre nosotros a un persona de la talla de Pere Mª Orts i Bosch”, que fue “uno de los mecenas y humanistas más importantes de la Comunidad Valenciana”, tal y como evidencia el ingente patrimonio artístico y cultural legado a diferentes instituciones públicas de la región, entre ellas el Ayuntamiento de Benidorm.

Concretamente, PERE Mª donó al pueblo de Benidorm una escribanía de barco portátil y seis tapices confeccionados en la Real Fábrica de Tapices por encargo propio y que constituyen una muestra artística excepcional que refleja la historia del antiguo Reino de Valencia. Desde finales de 2015 estos tapices lucen en el Salón de Actos del Ayuntamiento.

El sobrino de PERE Mª, por su parte, ha relatado que su tío siempre “quiso descansar en Benidorm, con su familia”; y por ello, tras su muerte en Valencia, sus cenizas fueron trasladadas al cementerio Mare de Déu del Sofratge y reposan en el panteón de la familia Orts Berdín y Salvá Orts.

La alcaldesa en funciones ha recordado que desde hoy y hasta el próximo 4 de julio de 2022, Benidorm conmemora el ‘AÑO PERE Mª ORTS I BOSCH’ por “decisión unánime de la Corporación”. Pellicer ha recalcado que durante esta efeméride “honraremos y daremos difusión a la obra y vida de PERE Mª ORTS I BOSCH, sobre todo entre los más jóvenes, para que su figura y legado queden en las generaciones futuras”. Asimismo, ha agradecido a la familia del erudito la invitación a participar del acto celebrado hoy.

La figura de PERE Mª ORTS I BOSCH

Tal y como recoge en el acuerdo de conmemoración del ‘AÑO PERE Mª ORTS I BOSCH’, el erudito es “una figura capital para Benidorm”. Persona “con estrechos vínculos” con la ciuad, en diciembre de 1985 fue declarado CRONISTA OFICIAL e Hijo Adoptivo y en enero de 1986 se “reconoció su figura y aportación crucial al estudio y recuperación de la historia” local “dándole su nombre al primer centro de Enseñanza Secundaria del municipio”.

“Persona irrepetible”, dos de sus campos de estudio fueron la Carta de Poblament y la patrona de Benidorm. Así, el verano de 1963 descubrió en el Archivo General de Simancas la documentación sobre el hallazgo de la Virgen de Benidorm, que plasmó dos años después en ‘Una imagen de la Virgen de Benidorm’. Posteriormente, en 1971 publicó ‘Arribada d’una imatge de la Verge a Benidorm’, base para la representación declarada de Interés Turístico que anualmente escenifica la Associació Cultural i Recreativa La Barqueta.

Al margen de esta labor de estudio sobre la historia de Benidorm, PERE MARIA ORTS I BOSCH donó a la ciudad parte de su legado, como ya se ha apuntado. A ese legado, se suma la generosidad de su hermana, Josefina Orts i Bosch, quien donó a la ciudad la colección de medallas que PERE MARIA recibió a lo largo de su vida de diferentes entidades y administraciones.

Su labor investigadora y filantrópica se extendió a todo el territorio valenciano, lo que le valió diferentes reconocimientos de instituciones como las Cortes Valencianas, l’Academia Valenciana de la Llengua, el Consell Valencià de Cultura y la Real Academia de San Carlos, a las que se va a remitir la declaración de ‘AÑO PERE MARIA ORTS I BOSCH’ por si consideran extenderla al resto de la Comunitat.

Entre las instituciones a las que el erudito legó su colección artística y documental están el Museu de Belles Arts Sant Pius V, l’Arxiu del Regne de València y la Bibliotca Valenciana Nicolàs Primitiu.

Fuente: https://alicanteplaza.es

LEVANTANDO CABEZA

ANTONIO LUIS GALIANO, CRONISTA OFICIAL DE ORIHUELA

En 1941, hace setenta y cinco años, la ciudad de Orihuela con sus autoridades al frente, en referencia a nuestras procesiones de Semana Santa, estaban intentando recuperarse de una situación trágica en la que dentro del contexto de una guerra fratricida el patrimonio artístico se había visto diezmado. Sin embargo, gracias a la labor defensora de varios oriolanos, como Justo García Soriano, algunas obras del inmortal Francisco Salzillo pudieron salvarse de la incultura, cuya barbarie destrozó gran parte de nuestros pasos. Un año antes se hizo lo que se pudo respecto a nuestras procesiones, si bien, hubo un momento clave con la iniciativa de la fundación de la Hermandad del Silencio, y de la Cofradía del Ecce-Homo gracias la Casa Social Católica. Con ello, venían a sumarse a las ya existentes de la Cofradía del Perdón, Mayordomía de los Dolores, y las Cofradías del Lavatorio y del Pilar con el paso de San Pedro Arrepentido. Sin dejar a un lado al Excelentísimo Ayuntamiento que de inmemorial organizaba y presidía la procesión del Santo Entierro.

Las procesiones quedaban reducidas al Domingo, Martes, Miércoles, Jueves y Viernes Santo, desfilando respectivamente, en la tarde del primer día, la Mayordomía de los Dolores, o Mantillas, desde la iglesia de Santiago, con la imagen de La Dolorosa (María Santísima del Consuelo que se venera en la iglesia de San Juan de la Penitencia). Presidía dicha mayordomía Manola Pescetto. El Martes Santo era la cita en la iglesia de San Gregorio, con la Cofradía del Perdón, con el paso de La Caída, con iluminación eléctrica, y cuyos «efectos procesionales son muy valiosos. Guión, estandarte con placas de plata y clarines de metal dorado». Era presidente de esta cofradía Evaristo Cárceles Soriano. En esa noche hacía aparición la Convocatoria con su ‘carro triunfante’.

En el Miércoles Santo la cita pasionaria era por partida doble, ya que por la tarde desde la iglesia de Santa Ana del convento de San Francisco, hasta el Santuario de Monserrate, hacía estación la VOT de San Francisco y Mayordomía de Nuestro Padre Jesús, siendo las que más pérdidas sufrieron en su patrimonio artístico durante la Guerra Civil (los pasos de la Samaritana, Cena, Oración en el Huerto, Azotes, Negación de San Pedro, Verónica, San Juan y la Dolorosa, Descendimiento Nuestro Padre Jesús y la Magdalena que abrazaba el madero del Cristo de la Agonía). En aquellas procesiones de nuestros padres y abuelos, sólo desfilaron en 1941, la nueva imagen del Abuelo esculpida por José Sánchez Lozano y La Agonía de Salzillo. Tal vez como recuerdo, e incitando a la recuperación de la situación trágica que se había vivido años antes, la portada de la sencilla revista o guión de las procesiones de Semana Santa de ese año, impresa en los Talleres Tipográficos del Oratorio Festivo, reproducía a la citada imagen con la Magdalena. En la noche de ese día y desde la iglesia de San Agustín, salían la Cofradía El Lavatorio, cuyo presidente era Juan Villaescusa Ballester; la Cofradía El Pilar presidida por Alejandro Roca de Togores; la Cofradía del Ecce-Homo, cuyos hermano mayor y presidente eran, respectivamente, Luis Almarcha Hernández y Juan Pertusa Andreu. Asimismo, representaban a la Casa Social Católica en la misma José Gas Cañizares y José Rodríguez Lozano. Estas tres cofradías desfilaban con imágenes de Francisco Salzillo, y eran las sucesoras de la antigua Mayordomía de Nuestra Señora del Pilar, que desde el siglo XVIII salía de la ermita de la Cruz en el Barrio Nuevo. En la noche del Jueves Santo, a las diez, y desde la iglesia de Santiago, la Hermandad del Silencio, con efectos procesionales «rigurosamente humildes y sencillos» desfilaba con la imagen del Cristo del Consuelo.

En esa noche, a la espera de la Procesión General de Viernes Santo, las calles se llenaban de bullicio, y las gentes acompañándose de chocolate y buñuelos, esperaban la diana a las tres de la madrugada de las bandas de cornetas y tambores, y música de la Centuria Romana que estaba a cargo de Luis Boné Rogel. Una hora después era el momento del desfile de Los Armaos, y a las cinco desde el Santuario de Monserrate salía la procesión con los siguientes pasos: Lavatorio, San Pedro Arrepentido, Ecce-Homo, La Caída, Nuestro Padre Jesús y Cristo de la Agonía. La tarde del Viernes Santo, a las ocho, desde la Catedral salía la procesión del Santo Entierro, con las imágenes de San Juan, La Diablesa (mutilada durante la Segunda República), El Sepulcro con el Cristo Yacente de la iglesia de San Juan de la Penitencia y la Soledad (probablemente la misma imagen que desfiló el Domingo de Ramos). Era «portador del Pendón que abre marcha en la procesión el Caballero porta-estandarte o Caballero Cubierto llamado así por gozar del privilegio de no descubrirse ni a su paso por el interior de los templos», que ese año fue Fulgencio Ros Alifa. El itinerario de la procesión fue el siguiente: Ramón y Cajal, Plaza Cubero, San Agustín, San Isidro, Plaza Nueva, Plaza de Cubero, López Pozas, Plaza de Abastos, Sarget, interior de la Catedral, Sarget, Santa Lucía, Sagasta, Ballesteros Villanueva, Alfonso XIII, Soledad y Ramón y Cajal.

Así, «Orihuela en un ambiente que huele a claveles, rosas y azahares, en horas tibias del abril levantino, medita las finezas dolorosas de Cristo; y en fe, arte, fervor, penitencia, joyas seda y flores ofrece un himno sublime a la Cruz triunfadora del infierno y del pecado»

Esta fue la Semana Santa de 1941, hace setenta y cinco años, en que el ambiente pasionario oriolano empezaba a levantar cabeza, y que transcurrida la misma, el alcalde Mariano Belda Garriga, decía en ‘Semana Santa Olecense’: «Que las procesiones que acabamos de ver sean sólo boceto de las venideras. Que el entusiasmo, orden y compostura de este año se supere en muchos venideros, es nuestro deseo y nuestra obligación». Y, como una premonición, la Semana Santa oriolana con los años, ha sido declarada de Interés Turístico Internacional, y todo ello fue posible gracias a aquellos que levantaron cabeza y supieron recuperarse de la situación trágica que habían vivido.

Fuente: http://www.laverdad.es