¡MAGDALENA VITOL!

ANTONIO GASCÓ, CRONISTA OFICIAL DE CASTELLÓ

Pues el pasado domingo tuvo lugar la Magdalena Vítol! que clausuraba las fiestas mayores de la ciudad, en una Plaza Mayor que, supongo (porque no asistí), estaría, como siempre, a rebosar. Las dos reinas de las fiestas, desde el balcón principal de la sala capitular, con los rostros emocionados y el corazón en los puños (esto también es una práctica habitual de impronta emocional) gritaron: “¡Magdalena!”. que sus paisanos respondieron con un “¡Vítol!” de clamor

¡Esta referencia me da la oportunidad de escribir sobre la palabra vitol! que, como la referencia de Manitou Alcover, significa ¡larga vida! Y además, el venerado diccionario destaca el uso citando, como bibliografía de referencia, un artículo de Josep Pascual Tiradoque se publicó en el digno Boletín de la Sociedad de Cultura de Castellón, lo que significa el uso muy exclusivo del término, en nuestra tierra.

Es cierto, en mucha literatura costumbrista de principios del siglo XX, podemos leer que era típico arrancar los pregones, de avisos municipales, que los alguaciles declamaban en las plazas de la capital de la provincia, con el entonó: “Por orden del alcalde, que se sepa…”, para finalizar el discurso con el típico “¡a Vítol!” y el remate del mismo toque inicial del cuerno o chinfla.

Cambio de formato

¡El popular Vitol! como fin de las fiestas magdaleneras, nace en 1949, en tiempos del alcalde Benjamín Fabregat. En un principio se pensó en reunir a todas las gaiatas en la Plaza Mayor, pero el propósito no se concretó, pues el primer año solo asistieron los monumentos que habían sido premiados. Así que tuvimos que cambiar el formato, el que ahora conocemos, ¡aprovechando ese Vítol! popular y típica, que ahora es más que nunca.

Fuente: https://news.eseuro.com