Arxiu mensual: Desembre de 2022

JOAN JESÚS GAVARA PRIOR, NUEVO CRONISTA DE LA VILA DE NULES

Nules vuelve a tener Cronista de la Vila. Tras el fallecimiento de VICENTE FELIP SEMPERE en mayo del presente año, el Ayuntamiento de Nules aprobó en primera instancia en sesión plenaria la regulación de derechos y obligaciones para los futuros cronistas del municipio; y tras ello, se puso a disposición de los vecinos y vecinas de Nules el cargo honorífico de cronista. Un proceso de participación ciudadana donde cualquiera de ellos podía presentarse al cargo, y donde finalmente fueron tres los vecinos que decidieron dar el paso. Con ello, los diferentes grupos políticos que conforman el consistorio municipal deliberaron el candidato que aunaba más requisitos para ocupar tan distinguido cargo. Finalmente, durante la pasada sesión plenaria, y por unanimidad de todos los grupos políticos, EL CANDIDATO ELECTO FUE JOAN JESÚS GAVARA PRIOR.

JOAN, licenciado en Geografía e Historia, en la especialidad de Historia del Arte, por la Universidad de Valencia, es actualmente profesor titular de Geografía e Historia en el IES Joanot Martorell de Valencia; no obstante, cuenta con una dilatada experiencia en la Administración Pública y en el ámbito museístico. Además, ha sido Comisario de diferentes exposiciones, ha dirigido congresos de arte y cuenta con innumerables publicaciones.

El Alcalde de Nules, David García, daba «las gracias al resto de candidatos que se postularon al cargo por su valentía y amor por el pueblo» y trasladó la enhorabuena al nuevo cronista, así como agradecer la altura de miras de todos los grupos para llegar a un consenso en un tema de tal importancia. Del mismo modo, el concejal de Patrimonio, Guillermo Latorre, destacaba del nuevo cronista «su increíble trayectoria profesional y académica. Hoy Nules está de celebración porque cuenta con un gran cronista».

Fuente: https://www.elperiodic.com

JOSÉ SEGRELLES, AUTOR DEL PROGRAMA-REVISTA DE LAS FIESTAS DE LA PURÍSIMA DE 1946

ALFRED BERNABEU, CRONISTA OFICIAL D’ONTINYENT

Hace unos meses, una persona conocida -vía Whatsapp- me envió una imagen de un borrador dibujado a lápiz por el célebre artista José Segrelles y me pidió que le proporcionara toda la información posible. La pintura, en la parte superior, tenía la inscripción “II Centenario Onteniente 1946”. El amigo Rafa Ferrero, al ver la instantánea, identificó la obra: se trataba de la portada de la revista extraordinaria de las fiestas de la Purísima.

La cuestión era que – como historiador- nos tenía desconcertados la fecha y año de esa conmemoración bicentenaria. Era necesario salir de dudas. Por ello, nos encaminaos a la biblioteca municipal, en la que fuimos atendidos por su siempre amable personal. Consultado el ejemplar disponible, constatamos que se refería al decreto promulgado el 23 de enero de 1745 por el Papa Benedicto XIV, que declaraba como patrona canónica de Ontinyent a la Inmaculada Concepción. Es decir, la Junta de la Purísima celebró el aniversario un año más tarde de lo que correspondía. Les comentará que este desajuste cronológico festivo no ha sido el último que se ha producido en el tiempo…

En efecto, la portada del programa de la Purísima de 1946 consultada correspondía a nuestro borrador pintado en lápiz. Se trataba de un dibujo preparatorio -con la firma del autor- que llevaba al margen anotaciones escritas en valenciano -la lengua propia del pintor albaidí- sobre los colores que utilizaría en la obra final: “blau, marró, riug, taronja i groc”. También se debe destacar que en el borrador solo estaba coloreada una bandera con el rojo y gualda, los colores de la enseña nacional. Resultaba evidente que el pintor albaidí quería congraciarse con el alcalde de Ontinyent, el falangista Luis Mompó Delgado de Molina, y evitar suspicacias por su pasado republicano.

Antonio Calzado, en la magistral obra “Entre la nit i el marasme”, recoge la versión de la detención y encarcelamiento del pintor en el Palau de Albaida por parte de las autoridades locales durante los primeros días del nuevo régimen. También añade que fue liberado muy pronto por las presiones ejercidas desde las altas instancias de Falange. Por su parte, Raúl Francisco Vidal, que ha estudiado los juicios de la postguerra, indica que en el sumario nº6164/1939 especificaba que fue arrestado acusado de “ser el director y ejecutor de la destrucción de la iglesia parroquial y de otras iglesias. Salvó objetos religiosos. Participó en el salvamento de la Virgen patrona de Albaida”. La sentencia al nuevo falangista -según indicaba la filiación política del expediente- fue favorable:

“Absuelto por debilidad de carácter y forzado por las circunstancias”. 

Pero, ¿por qué motivo aparecía la ilustración de José Segrelles en la revista de 1946? La respuesta se encuentra escrita en el programa de actos. El día 7 de diciembre, víspera de la fiesta, era bendecido por el obispo “el nuevo y magnífico Retablo Mayor, obra culminante del gran artista-pintor de fama internacional y comarcano nuestro, D. José Segrelles…”.
El alcalde, en un artículo de la revista, narraba las circunstancias que rodearon el contrato del retablo en un clima de amistad (“amigo, Pepe”) -con abrazos cordiales- y “tuteándose”. En el bar España, un establecimiento que estaba situado en la plaza Concepción, entre cervezas, cerraron el acuerdo por un valor de 125.000 pesetas. El pintor necesitaba dinero para concluir la casa-museo en Albaida y sus paisanos, afirmaba, “¡Ché, que no me ayudan económicamente en la medida que yo quisiera, la verdad!”


Segrelles no cobró ninguna remuneración de manera expresa por el dibujo a témpera de la portada. Probablemente, el alcalde Luis Mompó Mompó conseguiría esta contraprestación artística como parte del contrato del retablo. Además, hay una circunstancia que confirma nuestra sospecha: la ilustración del artista publicada en la portada no está firmada por el autor. Un hecho muy diferente ocurrió en la portada de la revista especial que se editó con motivo del centenario de las fiestas de Moros y Cristianos en 1960. La acuarela del pintor albaidí supuso a las arcas municipales la desorbitada cantidad de 10.000 pesetas que Joan Fuster calificó “de horrorosa portada”.
No hay duda de que José Segrelles fue un gran cartelista, con más de un centenar de ilustraciones publicitarias de marcas tan importantes como Cinzano, Ford, de la Exposición Internacional de Barcelona; del cartel oficial de las Fallas de València (1929) e, incluso, fue el cartelista oficial del FC Barcelona.
La portada del programa de las fiestas de la Purísima de 1946 es toda una lección magistral de ingenio artístico. Dos elementos básicos dominan la composición: la imagen de la Patrona y el escudo de Ontinyent, debajo de ellos la bandera nacional. Una rueda de campanas, una imagen dotada de un dinamismo evidente, y el volteo de una campana anuncian la proximidad de una celebración extraordinaria. Al fondo, detrás del vuelo de las blancas palomas, se adivina la silueta del emblemático campanario de Santa María, el skyline de Ontinyent.

Fuente: https://loclar.es

GONZALO MARTÍNEZ (CRONISTA OFICIAL DE ASPE) Y JUAN RAMÓN PUJALTE SE ALZAN CON EL GALARDÓN DEL CERTAMEN DE INVESTIGACIÓN PROMOVIDO POR EL MUSEO HISTÓRICO DEL AYUNTAMIENTO DE ASPE

El Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert presenta mañana en Aspe el libro ganador del XVII Premio de Investigación Manuel Cremades 2022 titulado Antonio Sánchez Almodóvar. Un excepcional viticultor en tierras alicantinas (1821-1882) y firmado por GONZALO MARTÍNEZ y Juan Ramón Pujalte.

La vicepresidenta y diputada de Cultura, Julia Parra, ha celebrado que con esta nueva actividad “volvemos a demostrar el esfuerzo que está realizando el IAC Juan Gil-Albert para llevar a todos los municipios y comarcas una programación cultural variada que incluye la puesta en valor de alicantinos que han destacado en ámbitos como, en este caso, la viticultura, a través de un nuevo libro de Gonzalo Martínez y Juan Ramón Pujalte”.

El Auditorio Ángel Boronat acogerá a las 20:00 horas el acto de entrega de este certamen promovido por el Museo Histórico del Ayuntamiento de Aspe con su directora, María T. Berná García a la cabeza. Editada por el Instituto Alicantino de Cultura, la obra ganadora ha sido seleccionada a través de un jurado compuesto por el enólogo e investigador, Rafael Poveda, por el profesor de la Universidad de Alicante, Carlos Martín, y por la directora cultural del IAC Juan Gil-Albert, Pilar Tébar.

En el libro se descubre la interesante y desconocida figura de Antonio Sánchez Almodóvar, natural de Aspe, y ofrece un relato de su intensa trayectoria vital. Médico de profesión, Sánchez Almodóvar emigró a Perú y volvió con una enorme fortuna, convirtiéndose, desde su hacienda ‘Vista Alegre’, en un personaje esencial en el panorama vinícola alicantino de parte de la segunda mitad del siglo XIX. Fue una persona emprendedora y con grandes inquietudes intelectuales que participó en instituciones de carácter benéfico, así como en asociaciones para el fomento de las actividades agrícolas y el aumento de la prosperidad del país, llegando a ocupar cargos de responsabilidad en algunas instituciones valencianas.

Fuente: https://www.diputacionalicante.es

LOS IMPUESTOS EN LAS ZONAS RURALES

JOSÉ TOMÁS VAREA, CRONISTA OFICIAL DE TUÉJAR

Hace unos meses hablábamos de una “fiscalidad diferenciada” para los habitantes de localidades en riesgo de despoblación y la iniciativa de la Generalitat Valenciana

de aplicar una rebaja del IRPF, de entre 250 y 400€ por persona física. Esta es una de las medidas de la Agenda Valenciana Antidespoblación (AVANT) que ha beneficiado a 46 localidades de la provincia de Valencia y a 160 poblaciones de toda la Comunidad Valenciana.

Esta medida, por sí misma, no es un incentivo para animar a la gente a quedarse a vivir y desarrollar su proyecto de vida en estas poblaciones, es una medida de justicia social, pues muchos ciudadanos que vivimos en los pueblos, sobre todo los de avanzada edad, tenemos dificultades de acceso a los hospitales, a las oficinas de la Administración Pública, a otros servicios públicos y nos cuesta más dinero y tiempo el poder acceder a esos servicios. Nuestros jóvenes tienen un gasto añadido cuando estudian en la universidad, pues implica el alquiler de una vivienda o un gasto importante en transporte.

En los últimos meses, el Gobierno central ha tomado la medida de ofrecer la gratuidad en los transportes ferroviarios de cercanías y media distancia. Esto supone una ayuda importante que, al menos durante los últimos cuatro meses de 2022, las personas que formalicen el abono gratuito puedan viajar, de forma ilimitada entre las dos estaciones que usen habitualmente. Esta ayuda va destinada a las personas que viven en zonas urbanas o sus proximidades, pues el tren es un medio de transporte que no tiene ninguna presencia en el medio rural.

De nuevo las personas que vivimos en los pueblos estamos sufriendo una discriminación, respecto a la población en general. Las leyes se piensan para su aplicación en las ciudades y en nuestros pueblos, que no necesitan transporte público interno, pues las distancias son pequeñas (y eso es una gran ventaja), se quedan fuera de estas medidas. Sin embargo, para desplazarse entre localidades hay un auténtico problema por la escasez y dificultades del transporte público. Tenemos que recordar el precario sistema de servicio de autobús que, en muchos casos se tiene que hacer “a demanda”. Para pagar impuestos todos somos iguales, pero no lo somos para recibir servicios públicos.

Es muy importante que estas medidas de “fiscalidad diferenciada” se amplíen al ámbito de las empresas, de forma que aquellas que decidan instalarse en zonas en riesgo de despoblación, puedan tener ventajas fiscales que hagan estas zonas atractivas para su instalación. En otra ocasión hablábamos que, desde la Edad Media, los gobernantes facilitaban la instalación de nuevos pobladores, con bajos impuestos, en aquellas zonas que habían quedado despobladas, tras la conquista cristiana o la expulsión de los judíos o los moriscos.

Hay que reclamar a nuestros políticos una sensibilidad hacia las zonas rurales, en las que en el 85 % del territorio sólo vive el 15 % de la población. Es un auténtico desequilibrio demográfico que genera además una desigualdad e injusticia para los ciudadanos que las habitamos. Al mismo tiempo no se pueden exigir los mismos requisitos para instalar una panadería en una gran ciudad, donde es un negocio, que en un pequeño pueblo que además es un servicio a la comunidad. De nuevo las leyes se hacen pensando en las ciudades.

Fuente: https://www.elperiodicodeaqui.com

ENTREGAN LOS PREMIOS DEL CONCURSO ‘PASSEIG LITERARI PER LA VILA’ DEL IES L’ESTACIÓ DE ONTINYENT

El concurso fotográfico ‘Passeig literari per la Vila d’Ontinyent’, del IES L’Estació, organizado por el departamento de Valenciano del centro y patrocinado por el Ayuntamiento de la localidad, entregó sus premios el pasado jueves.

El primer premio fue para Néstor Bernabeu, el segundo para Irene Cambra y el tercero para David Andani. El concurso está inspirado en la lectura de la novela ‘El Justícia’, del ontinyentí Joan Torró, ambientada en el Ontinyent del siglo XVI. El CRONISTA OFICIAL DE LA CIUDAD DE ONTINYENT y antiguo profesor del centro, ALFRED BERNABEU, es el encargado cada año de guiar al alumnado de cuarto de ESO, al cual descubre los espacios más emblemáticos y cargados de historia con un paseo por la Vila.

Al acto acudió el concejal de Educación, Óscar Borrell, quien, acompañado por el directo del centro, Fran Albero, anunciaba al alumnado la redelegación por parte de la Generalitat de la construcción del nuevo IES por el total del importe solicitado, más de 17 millones de euros, de manera que el consistorio pasará a tener los recursos económicos necesarios para sacar el pliego de condiciones para el inicio de la obra.

El acto estuvo incluido dentro de las actividades lúdico-festivas organizadas por el centro con motivo del último día de las clases del año y del trimestre, y estuvo precedido por la actuación de la orquesta Big Band, formada mayoritariamente por estudiantes del instituto, y la proyección de un vídeo que incluía imágenes de la visita guiada en el barrio de La Vila.

Fuente: https://loclar.es

AQUELLAS DUDAS RAZONABLES Y RAZONADAS

CÉSAR SALVO, CRONISTA OFICIAL DE VILLAR DEL ARZOBISPO

Cuando en febrero de este año publiqué en este periódico mi artículo titulado ‘Dudas razonables’, no hubo contestación al mismo por parte de los partidos políticos del Ayuntamiento. Por lo tanto, podríamos pensar que las dudas se habían convertían en certezas ante su silencio. Entonces todavía quedaba cierto margen de maniobra para que el concejal de Serranía es Futuro consiguiera sacar adelante la tasa minera que se quería poner en marcha: por aprovechamiento de caminos rurales, por daños medioambientales, por el IBI industrial. Una tasa que fue el estandarte de campaña de dicha formación. Y si mi duda en febrero, era si los otros partidos del Equipo de Gobierno iban a trabajar conjuntamente una propuesta para sacar adelante –como municipio afectado- algún beneficio de una actividad minera que no ha reportado hasta ahora más que un paisaje horriblemente inmerecido y otras cosas que no me voy a cansar repitiéndolas… ahora ya no es duda, ahora es certeza. Este es el pueblo de los oídos sordos. Nadie dijo nada, aunque Izquierda Unida se desmarcó diligente, aunque no sin esfuerzo, de una postura que se estaba tratando de imponer por parte del Partido Socialista: que la tasa minera no saliera adelante. Ahora ya no es duda, ahora es certeza, son los socialistas quienes no quieren que la actividad minera se grave y se acoja a Ley, ¿Cómo pueden unos ediles que dicen trabajar por el pueblo estar poniendo palos en las ruedas del progreso de este pueblo?

Y me surgen otras dudas, también razonables, sobre lo que pasará con el Sr. Súller. ¿Qué va a hacer ahora? ¿Va a seguir formando parte del Equipo de Gobierno, como si no pasara nada, hasta el final de legislatura? ¿O, es que tiene todavía la esperanza de que junto a Izquierda Unida conseguir que salga adelante? Ante esta situación, lo más coherente sería dimitir, pues hora de que se plantee seriamente que se han burlado de Ud. durante este tiempo, dándole largas, guardando bajo llave un Informe de la Técnico Medioambiental. Y la transparencia ¿dónde está?, y la participación ciudadana ¿dónde está? No esperábamos eso de Ud., y nos sentimos decepcionados.

Y, aunque es cierto que no se le pueden negar esfuerzos e importantes logros en algunas de las Áreas que se echó a sus espaldas, no lo es menos que el tema de la tasa minera –de momento ha fracasado. Por eso le pido que sea consecuente con sus ideas y abandone a sus compañeros de viaje, porque para ir en esa compañía mejores ir solo. Y entonces sabremos que, una vez más, las hormigas reunidas no han podido vencer al león… como siempre, y por lo mismo, por traición de unos y cobardía de otros.

Fuente: https://www.elperiodicodeaqui.com

MARI CARMEN RICO (CRONISTA OFICIAL DE PETRER) SE JUBILA TRAS 40 AÑOS AL CARGO DE LA BIBLIOTECA Y EL ARCHIVO DE PETRER

La CRONISTA OFICIAL DE LA VILLA DE PETRER, MARI CARMEN RICO NAVARRO, alcanza este viernes 23 de diciembre de 2022 el día de su feliz jubilación como bibliotecaria y archivera municipal.

Comenzó a trabajar en el Ayuntamiento en el año 1983 recién terminada la carrera de Historia con la primera promoción de la Universidad de Alicante.

Transformó por completo la biblioteca de Petrer, que pasó de un concepto del siglo XIX al siglo XXI.

Fue directora de la revista “Festa” desde 1988 y durante muchos años convirtió la publicación en un referente del estudio de Petrer en sus más diversos ámbitos.

Autora de numerosos libros, columnas de opinión y artículos de investigación de obligada referencia en la historia de Petrer, Mari Carmen Rico ha sido la primera pregonera de las fiestas patronales de su localidad natal y el pasado mes de noviembre fue nombrada Hija Predilecta de la villa, la primera mujer de la historia.

Una “embajadora de su pueblo” siempre dispuesta a colaborar con cualquier persona y colectivo en defensa de la cultura, la historia y las tradiciones.

La “duquesa del Vinalopó” ya ha alcanzado la merecida jubilación pero tiene tantos proyectos en mente que la agenda de 2023 ya la tiene repleta…

Fuente: https://www.informacion.es

NOSTALGIA

ANTONIO LUIS GALIANO PÉREZ, CRONISTA OFICIAL DE ORIHUELA

Al estar próxima la agonía del año que previamente nos ha hecho vivir el Adviento con su calendario y regalos escondido detrás de sus ventanas para los niños, llegamos a esos días entrañables de la Navidad, actualmente con la presencia de un personaje venido desde las frías tierras del Polo, sobre un trineo tirado por renos cargado de obsequios.

En la infancia de las personas de mi edad, no era así. Esperábamos una vez iniciado el nuevo año la llegada de la Epifanía, y con ella los Reyes Magos de Oriente. Siempre pensaba el porqué no arribaban con sus dromedarios unos días antes, ya que una fecha después empezaba el colegio, y apenas nos daba tiempo para jugar con los regalos que nos habían traído.

Efectivamente, los tiempos cambian, y en nuestra cultura se han ido introduciendo cosas nuevas, con las que podremos estar o no de acuerdo. Pero en mi caso no me parecen mal del todo estas modas, siempre y cuando no se pierdan las costumbres anteriores heredadas de nuestros mayores. Tradiciones que recordamos entrañablemente como parte de nuestra niñez vivida junto con nuestros seres queridos, dentro del contexto de la Orihuela de hace más de setenta años. En concreto: nostalgia, no como sentimiento de tristeza sino con afecto a tiempos pasados en los que fuimos felices.

Y esa añoranza nos lleva a muchos recuerdos. Ahora no es como antes; en la despensa hay de todo, incluso productos que en nuestra tierra no son de temporada y que nos llegan desde otros países. Entonces, servir en la mesa un pollo cocinado era un lujo para días señalados, en los que se reunía la familia. Se le criaba con mimo, al igual que al pavo que era sacrificado como un protagonista más de la Navidad. Y solía producirse un drama cuando a dicha ave le llegaba la última hora. A veces se resistía, como en una ocasión en que tras cortarle el cuello, el pavo salió corriendo por el pasillo de mi casa. Ocurría algo parecido cuando los Reyes te ponían un cabritillo vivo, y al llegar el momento en que era imposible mantenerlo en el domicilio llegaba una persona que se lo llevaba y todo eran lágrimas y lamentos.

Pero, como otras veces he rememorado, para los niños de aquella época las fiestas navideñas comenzaban después del sorteo del Gordo. Recuerdo como nos llegaba desde las casas el canto de los niños de San Ildefonso a través de aquellos aparatos de radio con muchas lámparas. En esos momentos el ambiente de Orihuela se llenaba con la aroma de los dulces navideños, que salía de los hornos de Pepa, Ismael o del Obispo, después de haber sido elaborados por nuestras madres y abuelas. Mis padres, la noche anterior habían terminado de montar el belén, con una montaña fabricada con papel, engrudo y pintura y un río realizado con papel de plata cubierto con un cristal. Allí había de todo: figuras de pastores, ovejas, dromedarios, pollos, patos y palomas, los Reyes a caballos y sus pajes con los dromedarios que aún conservo, la posada, la anunciación a los pastores y el Niño Jesús en una cuna de mimbre. Entre todas las figuras me gustaba la de un pastor, intentado levantar a un borrico que se había caído con sus alforjas cargadas de manzanas, al cual llamaba Jusepe por su analogía con el personaje de «Los pastores de Belén», que en los días de Navidad se representaban en los teatros del Oratorio Festivo y del Círculo Católico.

Ya de vacaciones, era un ritual la visita a los belenes que se instalaban en el Asilo, las Salesas, Capuchinos, San Francisco y algunas iglesias. Pasábamos parte de la tarde en el Paseo y la Glorieta jugando al marro, a píndola o a policías y ladrones. En la mañana del día de Nochebuena se celebraba el mercado navideño con la «recoba», y por fin la cena con toda la familia en el taller de la sastrería de mi abuela María y de mis tíos Luis y Jesús, que noches antes habían velado para terminar los trajes que les encargaban para estrenarlos el primer día de Navidad.

Cena espléndida en la que no faltaban los mantecados, las toñas «escaldás», los almendrados, los polvorones y los turrones. Después toda la familia íbamos a la Iglesia de San Juan para oír la Misa del Gallo. Un año me vistieron de monaguillo, para portar la bandeja de las limosnas que se recogían al dar el beso en el pie a la imagen del Niño Jesús. Pero con tan mala fortuna que se me cayó la dichosa bandeja y tuve que recoger aquellas monedas de «perro gordo» y «perra chica», de diez y cinco céntimos, que llevaban un jinete armado con una lanza.

El primer día de Navidad se volvía a repetir el comensalismo familiar, y mi padre como veterinario tenía que almorzar rápido para ir a la Plaza de Toros, en la que se celebraba el primer festejo taurino de la temporada en toda España, que solía terminar con un sorteo de regalos, entre ellos, algún novillo o una máquina de coser. Antes de comer era obligado, tras dar las Felices Pascuas a los mayores que se nos entregaran el aguinaldo, que era frecuente con una peseta y en caso excepcional «un duro» o cinco pesetas. Luego dos días más de fiesta, y en sus tardes al cine del Oratorio, hasta llegar al 28 de diciembre con las «inocentes inocentadas» o «los inocentes pagan». Después se cerraba el año con la Nochevieja en familia, siguiendo las doce campanadas del reloj de la Puerta del Sol de Madrid, a través de Radio Nacional de España, en la que se daba comienzo el año con un pasodoble.

Todo ello lo recordamos con nostalgia y con la alegría de haberlo disfrutado con seres queridos, recordando aquellos villancicos como «Campana sobre campana», que sigue tañendo en nuestro corazón. Feliz Navidad y próspero Año Nuevo.

Fuente: https://www.informacion.es

SAX RECUERDA AL CIENTÍFICO ALBERTO SOLS CON UN MURAL MONUMENTAL

PÉREZ GIL

Un mural monumental recuerda en Sax al científico Alberto Sols en la plaza que lleva su nombre y que se encuentra ubicada junto al colegio también dedicado a él.

En la composición se muestra el busto del reputado bioquímico y algunos de los hitos más importantes de su trayectoria científica.

Esta nueva obra de los artistas urbanos eldenses Zetika y Lorena se une a los anteriores trampantojos realizados en varios enclaves del casco antiguo.

En 2017 se cumplió el Centenario del nacimiento de Alberto Sols y el CRONISTA OFICIAL DE LA VILLA DE SAX, VICENTE VÁZQUEZ HERNÁNDEZ, le dedicó el siguiente artículo:

Su nombre completo, Alberto Valero Candelario, recuerda su nacimiento el 2 de febrero, festividad de la Purificación de la Virgen, día de la Candelaría en Sax, pueblo al que nunca olvidó Alberto Sols, como puso de manifiesto en la conferencia que impartió en Sax el 10 de octubre de 1987, con el siguiente título: «De Sax a Madrid pasando por Estados Unidos».

También en el pregón que pronunció hace treinta años, el 30 de enero de 1987, recordó su infancia en Sax, y contó que estuvieron a punto de llamarle Blas, aunque al final sus padres decidieron poner el nombre del abuelo materno.

Su pueblo quiso corresponderle con diversos homenajes, como el nombramiento de «Hijo Predilecto» el 3 de febrero de 1988, y entrega de la medalla de la Villa, fecha en la que también se inauguró el Colegio y Plaza que lleva su nombre.

Para Alberto Sols, la curiosidad era el motor de sus investigaciones, como recuerdan sus discípulos, quienes también evocan la frase que siempre les repetía para convencerles de su vocación por la investigación científica: «Cien años que volviera a nacer, cien veces volvería a dedicarme a la Ciencia».

Fuente: https://www.informacion.es

EL MISTERIO DE VIVIR EN LIBERTAD ENCERRADAS ENTRE CUATRO PAREDES

«Hola Israel. Gracias por tu carta, pero he de ser sincera. En absoluto nos gusta salir en los medios de comunicación. Nos gusta vivir nuestra vida en la alegría de la fe, en el silencio de la escucha y en la vida fraterna de la comunidad. En ese vivir fecundo sin hacer ruido está la plenitud de nuestra comunicación con la humanidad», advierte sor Pilar, a modo de disculpa, tras varios días de mensajes intentando que las doce monjas dominicas de clausura del Monasterio de la Santísima Trinidad, en Orihuela, nos abran sus puertas por un día para mostrar al mundo una vida de renuncia y entrega a Dios que pocos entienden hoy.

La madre priora insiste: «No importa que no se nos conozca». El día de nuestra llegada, sor María Luisa, una de las dos religiosas argentinas que vive en este monasterio de finales del siglo XVI, asegura que «nunca se han concedido entrevistas ni dejado entrar a periodistas, pues el objetivo es vivir en la intimidad con la única compañía del Señor». Ambas forman parte de las 9.200 mujeres y hombres dedicados a la vida contemplativa en España, según los últimos datos de la Conferencia Episcopal Española. El número, sin embargo, desciende paulatinamente desde hace años. En 2003, de los 3.600 monasterios femeninos de clausura que había en el mundo, 907 eran españoles. Hoy quedan 689, más 66 masculinos, cuyo estilo de vida es un misterio para la mayoría.

Sor María Luisa, de 62 años, llegó a Orihuela hace 15 desde otro monasterio dominico en Catamarca, a mil kilómetros de Buenos Aires. Todavía recuerda con una sonrisa el día que le dijo a su padre, en Tucumán, que quería ser monja de clausura. Tenía 21 años y él respondió: «Pero hija, ¿de esas que no saben hacer nada?». Sin embargo, al pasear por el claustro, rodeado de un silencio interrumpido únicamente por el timbre de la tienda de dulces con la que esta pequeña congregación consigue ser autosuficiente, uno pronto se percata de que dentro de sus muros no todo es contemplación. Hay mucho trabajo.

Las hermanas tienen que cultivar en su huerto las frutas y hortalizas que necesitan para elaborar las toñas, mantecados y almendrados que venden, gestionar el comercio, arreglar sus hábitos para que duren «20 o 25 años», encargarse de las reparaciones del edificio, cocinar y realizar todos los papeleos para estar al corriente con Hacienda y el Gobierno, como si fueran una pequeña empresa. «Suelen vernos como una carga para la sociedad y creen que recibimos un sueldo del Gobierno o subvenciones públicas, pero no. Todo nuestro dinero procede de nuestro trabajo y lo metemos en una bolsa para los gastos comunes. Si mañana quisiera ir a Argentina a ver a mi familia, no tendría ni un euro», revela sor María Luisa.

Desde 1602

Estas doce monjas son las últimas representantes de las primeras dominicas que llegaron a Orihuela, procedentes de Valencia, el 31 de julio de 1602. Cuenta a ABC ANTONIO GALIANO, CRONISTA OFICIAL DE ORIHUELA de esta localidad, que se instalaron en la casa que antes habían ocupado las beatas de Santa Lucía. Con el dinero que sacaron de su trabajo, adquirieron algunas propiedades colindantes y comenzaron a construir el Convento de Santa Lucía, cuyas obras se prolongaron durante 144 años. Allí vivieron en paz, un siglo tras otro, hasta que estalló la Guerra Civil y el edificio fue incautado.

GALIANO explica que fue el único convento de Orihuela que se incendió en el conflicto, «tras llegar a un acuerdo con los más violentos para que tuvieran algo que destruir a principios de septiembre de 1936». EL CRONISTA encontró un testimonio que así lo confirmaba. Una entrevista que el fundador local de la CNT, Ramón Pérez, concedió a la revista ‘Canfali’ en 1981: «Fue una concesión forzosa a los elementos más radicales que, al igual que en el resto de España, estaban ansiosos por empuñar la tea purificadora. Optaron por este porque era el más deteriorado y se estaba cayendo».

Las religiosas salieron ilesas porque alguien las avisó y, rápidamente, escondieron las imágenes y otros objetos de valor de la congregación en las casas particulares donde ellas mismas fueron acogidas por seguridad. Algunas paredes del convento sobrevivieron a las llamas, pero los milicianos las dinamitaron después para evitar que las monjas reconstruyeran el inmueble. Y, a continuación, realizaron su última peregrinación: «Convivieron un tiempo con las monjas de la Iglesia de la Merced, se mudaron después a la fábrica de la luz y, finalmente, se trasladaron al actual monasterio de la Santísima Trinidad, donde yo las he conocido toda mi vida», explica GALIANO frente a este edificio del siglo XVI.

«La llave está por dentro»

La monja más joven, sor Begoña, de 46 años, va de un sitio a otro mientras atiende a los clientes en el mes del año que más dulces venden. Es una de las que más sentido del humor tiene. «No os penséis que todas son así», comenta entre risas tras responder dos veces al teléfono móvil en menos de dos minutos. Unos metros más allá, sentada junto a sor María Luisa en el claustro, está sor Ángeles, de 84 años, que ingresó en el convento dominico de Albarracín en 1956 antes de llegar a Orihuela en 1981. Fue la anterior priora y la responsable de ofrecer a las hermanas la posibilidad de asistir a clase de Teología una vez por semana en el Colegio Santo Domingo, el mismo en el que estudió Miguel Hernández. Tres de ellas aceptaron.

«La gente piensa que nos aburrimos y que estamos deseando salir, pero… ¡No! No nos interesa para nada. La llave está por dentro y la podemos usar cuando queramos, pero no echamos de menos nada de fuera. Nuestro mundo es chiquitito, pero nos gusta porque queremos vivir aquí amando a Dios», justifica sor María Luisa.

Sor Ángeles susurra un par de veces que prefiere no hablar demasiado. «No nos fiamos mucho de los periodistas, con perdón, a veces exageran», bromea. A continuación, sin embargo, se suelta: «Al principio me dio mucho miedo hacerme monja de clausura, porque en mi época no se podía salir. El médico venía al convento y, si me llamaba mi madre, no podía contestar al teléfono. La priora cogía el recado y me lo daba. A pesar de eso, solo dudé una vez, cuando me mandaron de joven a hacer un trabajo fuera y, nada más poner el pie en la calle… ¡se me fue la duda! Me duró un día. He querido ser monja contemplativa desde que tengo uso de razón. Tomé la decisión con 17 años y ahora soy la persona más feliz del mundo».

Hablar lo mínimo

Sor Ángeles asegura también que nunca le ha costado llevar esta vida que comienza cada mañana a las 5.45 y acaba a medianoche, con cinco horas de oración al día en la que sigue un orden prácticamente inalterable. Empiezan con el ‘Laudes’ durante 30 minutos en los que piden por toda la humanidad. Continúan con otros 45 minutos rezando en silencio para preparar la eucaristía, que celebran luego todas juntas durante 30 minutos o una hora más. Siguen con un rezo de cuarto de hora en la intimidad por la acción de gracias y lo que llaman una ‘hora intermedia’. Entonces desayunan en silencio y se ponen a trabajar hasta las 13.45.

Antes de comer rezan el rosario y otra hora llamada ‘Sexta’. A las 15.15, después del almuerzo y un pequeño momento de ocio, vuelven a la oración con la ‘Nona’. Por la tarde tienen dos horas dedicadas al estudio, la lectura espiritual o la oración personal y, a las 19.00, rezan la oración de ‘Vísperas’ y tres cuartos de hora más de adoración al santísimo. Seguidamente comienzan el ‘Oficio de Lecturas’ y, para terminar, la oración de ‘Completas’, que incluye un examen de conciencia en silencio. Solo entonces cenan, comparten un rato de ocio y se retiran a dormir para empezar de nuevo al día siguiente. El domingo, eso sí, se levantan media hora más tarde.

«La gente nos ve como personas aisladas del mundo, pero la monja lleva todas sus necesidades e inquietudes dentro de ella. Por eso hablamos lo menos posible entre nosotras, solo lo necesario para trabajar. La idea es mantener ese silencio para centrarnos en nuestro mundo interior y no nos pesa», subraya sor María Luisa. Confiesa también que, de joven, se enamoró de Santo Domingo de Guzmán antes que de Dios por crear la Orden de los Predicadores, en 1216, con once mujeres pobres y herejes. «Fue algo revolucionario», apunta. Y explica emocionada el sistema totalmente democrático que estableció para que cada comunidad dominica eligiera a su prior cada tres años, mediante voto secreto, para que nadie se perpetuara en el poder, como hacen ellas todavía hoy.

¿Creen que morirán en este convento? «Yo creo que sí. Ya tengo muchos años y no tengo ganas de salir», responde rápido sor Ángeles. Sor María Luisa añade: «No nos asusta la idea de la muerte, porque nuestro anhelo es llegar al cielo y ver a Dios». Y, sin poder reprimirse, sor Ángeles suelta con una sonrisa: «¡En cuanto lo vea me lanzo al cuello a darle un abrazo!».

Fuente: http://noticiasjovenes.es