Arxiu mensual: Juliol de 2021

CRONISTAS OFICIALES: REFLEJO DE LA PASIÓN Y LA HISTORIA DE SUS LUGARES

Los cronistas son personas que demuestran el amor, cariño y afecto que tienen por las localidades a las que están ligados. Vamos a hacer un diferencial de cronistas, que nos lleva a conocer a los más veteranos, a los más jóvenes, a los mexicanos y a los españoles.

Saludamos al CRONISTA OFICIAL DE ORIHUELA (Alicante), presidente de la Asociación Española de Cronistas Oficiales y docente universitario, ANTONIO LUIS GALIANO, quien ha explicado cuál es el trabajo que desarrolla: “El trabajo de un cronista tiene muchas facetas. En primer lugar, es dejar constancia de lo que está ocurriendo pero sin llegar a interpretaciones. Lo más importante, es el asesoramiento a las corporaciones municipales sin olvidar, tampoco, la investigación histórica”, ha destacado.

También hablamos con el Cronista Oficial de Madrid, Enrique de Aguinaga López, que a sus 98 años de edad, ha asegurado que no quiso ser cronista de Madrid sino que lo nombraron: “El director del periódico donde trabajaba me destinó a la información municipal y debí ejercer esa función con algún acierto porque como consecuencia de ello, el Ayuntamiento me propuso para cronista oficial”.

Nos ubicamos en Zacatecas, en el centro norte de México, para charlar con el presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Cronistas Mexicanos, Manuel González Ramírez, quien ha contado que en su país, ser cronista, no es un cargo honorífico y ha querido resaltar las cuatro funciones que realizan los profesionales: “Los cronistas damos cuenta de los hechos de los que nos toca ser testigos. Para consignar algo, nos convertimos en investigadores buscando luces en el pasado. También somos difusores y defensores de la historia y del patrimonio cultural de nuestros pueblos”, ha reivindicado.

Finalmente, completamos el recorrido con PASCUAL SEGURA, CRONISTA OFICIAL DE BIGASTRO (Alicante). Durante años, ha compaginado su dedicación a la investigación de la historia bigastrense con sus obligaciones académicas y laborales, con importantes logros y méritos académicos y profesionales. Segura ha destacado que ser cronista es un oficio pasional: “La pasión por el pueblo y la historia se lleva dentro”.

Fuente: https://www.ondacero.es

CIEN AÑOS DE BRU I VIDAL, EL INTELECTUAL DISCRETO


Santiago Bru i Vidal, en una imagen de archivo. | KAI FORSTERLING/LEVANTE-EMV

MÓNICA ARRIBAS

Historiador y poeta, el Premi de les Lletres Valencianes del año 2000 ha dejado un vasto legado que Sagunt quiere seguir poniendo en valor.

Pasión por la historia, la poesía y el valenciano. Todo esto, unido a un tesón sin límites, llevó a SANTIAGO BRU I VIDAL (CRONISTA OFICIAL DE VALENCIA I SAGUNTO, PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN DE CRONISTAS, YA FALLECIDO) a convertirse, de forma discreta, en todo un referente de trabajo constante y riguroso para arrojar luz sobre el pasado, dignificar el valenciano y tender puentes entre sectores que parecían irreconciliables. Premi de les Lletres Valencianes en el año 2000 e hijo predilecto de Sagunt desde 1988, BRU I VIDAL es sin duda el intelectual saguntino de más peso de la posguerra, con una implicación cultural que trascendió lo local y a su condición de cronista oficial tanto de València como de Sagunt. Consciente de ello, el ayuntamiento de su ciudad natal va a dedicar todo un año a reivindicar y divulgar su figura con motivo del centenario de su nacimiento.

Fue un 29 de julio como hoy, de 1921, cuando nació el que con el tiempo sería un destacado humanista en sentido amplio, autor de numerosos libros sobre la historia de València y Sagunt, miles de artículos y una obra poética que firmaba como JAUME BRU I VIDAL; una producción donde el valenciano tuvo un papel muy presente.

Activo desde bien joven, estudió Magisterio y llegó a ser doctor en Filosofía y Letras en 1957 mientras participaba en la dinamización social y cultural a través de vías muy diferentes: Poeta y miembro del Grupo Torre, puntal del valencianismo cultural, también fue cronista oficial de Sagunt desde 1952 e integrante de la ‘Penya Esvaradora’, un grupo que emitía un programa semanal de radio en valenciano en Sagunt de tono desenfadado y humorístico.

Además de ejercer de profesor en distintos centros, fue técnico en el servicio de investigación Prehistórica de la diputación mientras sacaba tiempo para dirigir el boletín municipal ‘Sagunto’ y seguir escribiendo libros de historia e infinidad de artículos en revistas y periódicos, muchos de ellos en valenciano. A ello sumó su trabajo como Inspector Jefe de Archivos, Bibliotecas, Museos y Monumentos de València en 1975, poco después de ser nombrado CRONISTA OFICIAL DEL ‘CAP I CASAL’ y cuando ya era miembro desde hacía tiempo de Lo Rat Penat y de dos prestigiosas instituciones: La Real Academia de la Historia de Madrid desde 1966 y la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos a partir de 1970.

Esa vinculación con las letras nunca la eliminó a nivel laboral, pues llegó a ser jefe del Servicio Municipal del Patrimonio Histórico y Cultural de València hasta que se jubiló en 1986, siempre sin dejar de cultivar sus otras facetas pues asumió diversos cargos entre los Cronistas Oficiales del Reino de Valencia, fue integrante de la Real Academia de Cultura Valenciana e incluso presidente del Centre d’Estudis del Camp de Morvedre.

Un año de actividades

«Es un intelectual de peso. Por eso queremos dedicarle un año de actividades para dar a conocer su vida, su obra y su archivo personal, que nos cedió su familia en 2001», adelantaba a Levante-EMV la edil de Cultura de Sagunt, Asun Moll, pues la intención municipal es dar a conocer toda la programación el próximo otoño.

Lo que sí es seguro es que en estos actos no faltarán actividades entorno a la ruta literaria que el autor tiene señalizada en Sagunt desde 2017 por lugares representativos e incluso citados en sus poemas. Se trata de un itinerario planificado por la profesora Olga Gargallo, con códigos QR que permiten aproximarse a ese prolífico Brú i Vidal; un hombre que fue «profeta» en su tierra y no solo fue admirado por los poetas saguntinos. También recibió un inolvidable homenaje en vida que incluyó la rotulación de una importante vía con su nombre y la publicación por parte de Caixa Sagunt de sus obras completas; todo un respaldo a ese intelectual discreto que falleció en noviembre del año 2000 y da nombre al Premi de Poesia Ciutat de Sagunt, pero con su firma de poeta: JAUME BRU I VIDAL.

Intimidad con Joan Fuster hasta en forma de cuadro

La poesía de BRU I VIDAL está enraizada en la generación valenciana de 1950 y la editorial Torre. De ahí, llegó a ser amigo íntimo de Joan Fuster y cultivó una relación epistolar revelada por Juan Antonio Millón en el monográfico que la revista Abalorio dedicó a Bru i Vidal en 1999, con una original portada: El cuadro que Fuster pintó, le regaló por su boda y conserva la familia del autor saguntino.

Fuente: https://www.levante-emv.com

LA EXCAVACIÓN “ABRIC DE L’HEDRA” ENCUENTRA INDICIOS DE RESTOS LÍTICOS ASOCIADOS A LOS NEANDERTALES

El equipo de la excavación arqueológica de la cueva y el “Abric de l’Hedra” (en la Sierra de la Solana de Ontinyent) ha encontrado indicios de restos líticos de mayor antiguedad que los que se habían descubierto inicialmente, y que podrían datar el yacimiento en el Paleolítico Medio, la época del “homo neandertalensis”, hace más de 40.000 años. Así lo explicaba el equipo de investigación esta semana al alcalde de Ontinyent, Jorge Rodríguez, y el de l’Olleria, Ramón Vidal, que coincidían en destacar “el gran interés de unos trabajos nos permitirán saber más sobre cómo eran los primeros pobladores de la zona, unos descubrimientos de un valor enorme tanto científico como histórico”.

En la visita, en la que también participaban los concejales de Cultura (Àlex Borrell) y Museos (Ferran Gandia), así como el CRONISTA OFICIAL DE ONTINYENT, ALFRED BERNABEU, los directores del equipo investigador (el arqueólogo municipal, Agustí Ribera, y las doctoras del Departamento de Prehistoria, Arqueología e Hª Antigua de la UV, Margarita Vadillo y Cristina Real) daban detalles sobre los nuevos hallazgos a los que se ha accedido al proseguir la excavación. Margarita Vadillo confirmaba que “bajo el sondeo inicial que habíamos hecho y que se databa en el Paleolítico Superior, hemos encontrado un paquete que, por las características de los restos líticos, nos apunta al Paleolítico Medio, hace más de 40.000 años, algo que se ha de concretar con el análisis que haremos en los laboratorios de la Universitat de València”, señalaba. “De estos momentos también se registran ocupaciones en la Cova Negra de Xàtiva”, añadía.

Hay que recordar que la excavación en la cueva y el “Abric de l’Hedra” se inició el pasado mas de abril con una primera fase de sondeo financiada por el Ayuntamiento de Ontinyent, que dio pie a la reanudación de los trabajos con el actual segunda fase que finanza la Universitat de València y que se prolonga hasta este viernes 30 de julio. En ella, a los elementos del Paleolítico Superior encontrados inicialmente, que incluyen piezas líticas (piezas de piedra) y restos de fauna como ur (antepasado del buey), conejos y caballos, se añaden ahora elementos de mayor antiguedad, que abren las puertas a una tercera fase de trabajos en la que ya es, como mínimo, la ocupación humana más antigua jamás encontrada en La Vall d’Albaida.

Fuente: https://www.elperiodic.com

PRESENTACIÓN DE LAS OBRAS DE RECONSTRUCCIÓN DEL CASTILLO DE XIXONA

BERNARDO GARRIGÓS SIRVENT, CRONISTA OFICIAL DE XIXONA

El jueves 5 de noviembre de 2020 en la iglesia del convento de la Mare de Déu d’Orito el Ayuntamiento de Xixona presentó el resultado de los trabajos realizados durante la primera fase de la reforma del castillo.

Esta primera fase comenzó en noviembre de 2019 y ha terminado en octubre de 2020 y ha consistido en la consolidación y restauración de dos elementos emblemáticos de la fortaleza de Xixona: la Torre Grossa y la alcazaba. Las obras realizadas por la empresa DYALCO han contado con un presupuesto de 528.000€, que han sido financiados por la Generalitat Valenciana, que ha aportado el 50% a través de fondos FEDER europeos del proyecto 2014-2020, y el Ayuntamiento de Xixona.

Al acto asistieron los concejales del consistorio jijonenco y representantes de algunas de las entidades locales que llenaron la sala y siguieron el protocolo anti COVID-19.

El azar quiso que esta actividad importante para la vida de la ciudad más dulce del mundo se programara en la iglesia del convento de la Mare de Déu d’Orito en un día que se conmemoraba el 425 aniversario de la colocación de la primera piedra de este cenobio franciscano.

En el acto intervinieron: Leonor Lavado, diseñadora y autora del nuevo logo del castillo; Bernardo Garrigós, cronista oficial de Xixona; Gabriel Segura, arqueólogo, Santiago Varela, arquitecto codirector del proyecto; Antoni Such, director general de Administración Local de la Generalitat Valenciana e Isabel López, alcaldesa de Xixona.

La primera en intervenir fue Leonor Lavado, quien junto con su hermana Ana, han sido las diseñadoras de la marca que a partir de este momento quiere identificar a la fortaleza de Xixona. Leonor expuso que buscaron su inspiración para identificar a un castillo de raíces almohades construido a finales del siglo XII e inicios del siguiente en el arte característico de este periodo, que era el arte románico en transición hacia un nuevo estilo, el gótico. Es por eso que el anagrama pretende simbolizar una vidriera gótica con un cierto aire románico al presentar un dibujo plano, sin relieve construido mediante una sola línea que lo une completamente y que representa la nueva silueta del castillo tras su restauración.

En cuanto a la tipografía se ha apostado por unas letras rotundas y con carácter, elegante y bonita y para darle dinamismo se ha jugado con la diferencia de grosor. En cuanto al color se ha utilizado unas tonalidades representativas e identificativas de la ciudad de Xixona, puesto que el tono elegido es el característico del turrón de Jijona y “que recordaba el color de la Torre Grossa cuando le da la luz del atardecer”. Para potenciar la nueva marca del castillo de Xixona se le ha añadido un eslogan: “El futuro de nuestra historia”.

En segundo lugar intervino BERNARDO GARRIGÓS SIRVENT, CRONISTA DE LA CIUDAD quien resumió el contexto histórico en el que se construyó la fortaleza.

El cronista de Xixona indicó que el castillo tiene su origen en la llegada de un grupo de almohades procedentes de la Frontera Superior a finales del siglo XII o inicios del siglo XIII, que se establecen en una zona deshabitada con el objetivo de controlar el acceso desde la zona costera alicantina al interior montañoso. Estos nuevos pobladores traen consigo un nuevo tipo de fortaleza de planta poligonal, con fuertes muros y poderosas torres que se asienta sobre un gran crestón calcáreo de difícil acceso y protegido por una gran torre al norte, su vertiente más débil.  Con la firma del tratado de Almizra el 26 de marzo de 1244 Xixona pasó a formar parte de la zona fronteriza entre Castilla y Aragón, pasando a ser puerta de entrada y salida al nuevo reino de Valencia. Xixona se convirtió en una de las llaves del reino, como así se visualiza en el propio escudo de la población. Con la conquista de Biar en 1245 el rey Jaume I declaró finalizada la conquista del reino musulmán de Valencia, pero la sublevación de Al-Azraq señor de un amplio territorio montañoso del interior de la actual provincia de Alicante le devolvió a la dura y cruel realidad. La sublevación de este caudillo no finalizó hasta 1258.

El dominio efectivo de la zona jijonenca no se produjo hasta 1258. El rey para consolidar esta zona fronteriza tomó una serie de medidas, como: el otorgamiento a Joan de Mur de la alquería islámica de Nutxes, la expulsión de los musulmanes del interior del castillo, el reforzamiento de la torre norte del castillo y así es como nació la famosa Torre Grossa y la concesión de la fortaleza a su primer alcaide, Pelegrí Baldoví.

A pesar de todas esta medidas la frontera no estaba totalmente consolidada y tras la sublevación de los musulmanes del reino de Murcia (1264-1266) Jaume I volvió a tomar nuevas medidas, así concedió el 10 de marzo de 1267 a Beltran de Vilanova el castillo y la villa de Xixona con la obligación de construir un alcázar en la zona más alta de la fortaleza. Este sería el nacimiento de la actual construcción como así han demostrado las evidencias arqueológicas tras su excavación. Para garantizar la llegada de repobladores otorgó el 28 de abril de 1268 una carta de franquicia a los nuevos jijonencos liberándoles de algunas cargas fiscales y posibilitando su asentamiento en el interior de la fortaleza a cambio de garantizar su defensa.

El cronista indicó que con la firma del tratado de Torrella en 1304 y el pacto de Elche en 1305 y la incorporación al reino de Valencia de la zona Sur alicantina  Xixona dejó de ser frontera directa con Castillo y el protagonismo del castillo y su valor militar y estratégico comenzó a disminuir. Finalmente será la conquista del reino de Granada en 1492 y la unificación de las coronas de Castilla y Aragón hará que el castillo de Xixona pierda su protagonismo y comience el proceso de deterioro y abandono.

Por último, Bernardo Garrigós expuso que los jijonencos llevan en lo más profundo de su corazón la fortaleza jijonenca, puesto que fue el punto de arranque de la actual ciudad, es propiedad de todos ellos por privilegio de Felipe V del 20 de junio de 1708 y además existe una marca de turrones: El Castillo de Jijona, una marca de bebidas carbónicas: La Torre Grossa y una marcha mora del compositor Ricardo Planelles Torregrosa: El encanto de la Torre Grossa.

Después del cronista de Xixona participó el arqueólogo Gabriel Segura quien destacó que se han cumplido los objetivos que se trazaron en el proyecto al documentarse el origen de la Torre Grossa y se han confirmado los datos documentales sobre la construcción de la alcazaba, que fue edificada a finales del siglo XIII bajo dominio feudal como un elemento fuerte del castillo. Además se ha podido constatar el proceso de abandono de la alcazaba a principios del siglo XVI, debido a que el reino nazarí de Granada fue conquistado en 1492 y España fue unificada bajo el yugo de los Reyes Católicos, ahora el principal enemigo de la monarquía hispánica eran los piratas berberiscos y turcos que llegaban por mar a nuestras costas. Es por ello que este castillo situado en el interior, apenas tiene ya valor militar. Entonces comienza un proceso de abandono paulatino que viene acompañado por el saqueo de todos los restos materiales que había en él y en la alcazaba sólo se salvó una escudilla escondida en un rincón, y descubierta nuevamente en el proceso de excavación por un trabajador jijonenco, Antonio López Juan, Marina. La escudilla fue producida en los talleres de Manises entre 1480 y 1520 y sirve para constatar el abandono de la fortaleza.

Otro hallazgo material destacable de la alcazaba fue el descubrimiento de una cisterna que fue hallada el último día de la excavación arqueológica. Se trata de un aljibe construido en la parte superior de la alcazaba en el momento fundacional de este recinto para dotarla y proveerla de agua y así resistir los asedios. Curiosamente esta cisterna no aparecía en la documentación conservada. De momento simplemente está documentada y faltaría un nuevo proyecto para excavarla e integrarla en el futuro a lo que serían las visitas a la alcazaba.

Santiago Varela Botella, codirector arquitectónico de la intervención, valoró muy positivamente la intervención en el castillo de Xixona. El objetivo básico era la restauración y consolidación de la Torre Grossa y la alcazaba “a partir de los elementos existentes y en el caso de la Torre Grossa (…) completarla con la debatida cuarta pared que estaba documentada en distintos textos (…) y que con los resultados de la excavaciones estaban allí sus restos y el objetivo era completar la cuarta pared con un elemento que se distinga materialmente y visualmente y que en cierto modo, y si algún día fuera procedente desmontarla tenga una relativa fácil actuación de desmontar”.

En relación a la alcazaba Santiago Varela indicó que se ha pretendido recuperar los elementos existentes, “elevar en cierta altura sus elementos constituyentes: cortinas y torres, dando importancia a la torre del Homenaje”. Otro de los objetivos era hacer visitables la Torre Grossa y la Torre del Homenaje mediante la construcción de una escalera interior que permitiera alcanzar su techo desde el que los visitantes pudieran ver la ciudad de Xixona y gran parte de su término y así tener la misma visión que sus constructores en el siglo XIII contemplaron.

Santiago Varela destacó que uno de los principales valores de la fortificación jijonenca era el amplio campo visual que se controlaba al contemplarse desde la zona costera alicantina hasta el interior montañoso y además su potente imagen sobre un peñón calcáreo disuadía a los posibles atacantes.

Seguidamente fue el turno de Antoni Such, director general de Administración Local de la Generalitat Valenciana, quien anunció el compromiso de la institución valenciana para potenciar subvenciones con fondos europeos para poder continuar con las labores de recuperación del patrimonio valenciano. A estas ayudas podrá presentarse el Ayuntamiento de Xixona, quien desea proponer una segunda fase de reconstrucción del castillo. En ella es objetivo prioritario la reconstrucción de la muralla y la antemuralla con sus torres, con ello el castillo estará completamente restaurado y habrá recuperado su auténtica presencia en el valle del río Coscón. Antoni Such resaltó que es fundamental que el patrimonio cultural se recupere, pero también que se utilice y disfrute por la ciudadanía por lo que hay que crear rutas turísticas que atraigan a visitantes.

La alcaldesa, Isabel López Galera destacó en su intervención que la fortaleza “estaba en un momento crítico y era urgente porque se corría el riesgo de perder cualquier vestigio de la alcazaba”. La alcaldesa se mostró especialmente feliz, puesto que “hoy es un día muy especial, un día que forma parte de los sueños de cualquier jijonenco o jijonenca y que por fin vemos como se ha podido actuar y llevar adelante un proyecto de estas características”. Seguidamente expresó su deseo para que este proyecto “sirva esta recuperación del patrimonio artístico como un recurso turístico más que ayude también  a generar actividad económica en el municipio(..’) y que podamos utilizarlo para conocernos mejor a nosotros mismos (…) y a nuestra historia”. La alcaldesa también indicó que el Ayuntamiento está ultimando ya las primeras visitas guiadas a esta fortaleza.

Tras las palabras de la alcaldesa se dio por terminado el acto y los asistentes se trasladaron al castillo donde Santiago Varela explicó las principales características de las obras que han devuelto a la ciudad más dulce del mundo la silueta de su fortaleza.

Fuente: https://bgarrigos07.wordpress.com

LOS ORIGENES DE NUESTRAS CIUDADES EN EL REINO DE VALENCIA. LOS ORÍGENES DE GANDÍA

JOSE APARICIO PEREZ, CRONISTA OFICIAL DE ANNA

La investigación arqueológica, de la comarca que hoy presiden Gandía y Oliva como poblaciones de mayor entidad, conocida durante muchísimos años como Huerta de Gandía y anteriormente como Vall de Bayrén, comenzó a finales del siglo pasado con carácter personal y en 1929 institucionalmente al iniciarse las excavaciones en la Cova del Parpalló desde el S.I.P. de la Diputación Provincial de Valencia. Esto dio ocasión a la exploración de la comarca; después de la mano de los colaboradores del S.I.P. Srs. Gurrea Crespo, Sancho Santamaría y Climent Mañó.

La intensa actividad exploradora permitió descubrir numerosísimos yacimientos, centrados especialmente en el Paleolítico, Mesolítico y Neolítico, que a partir de 1975 pudimos excavar y estudiar desde el S.I.P. y desde el Departamento de Historia Antigua de la Universidad de Valencia a través de un estructurado plan de investigación paleoecológica y antropológica.

Fruto de la dedicación fue conocer la intensidad del poblamiento comarcal desde los viejos tiempos paleolíticos, favorecido por un medio óptimo que permitió también un favorable poblamiento vegetal y animal, con lo que la cadena trófica se cerraba interactivamente.

Sin embargo, Gandía ciudad quedaba siempre en la penumbra, cuando no en la oscuridad. A lo sumo se le postulaban orígenes medievales, resultado del traslado de la población desde la vecina Bayrén como consecuencia del abandono de ésta.

En la crónica de la conquista aparece Bayrén con especial significación, entre otras razones por su importancia estratégica ya que era la llave de la comarca, de tal manera que al rendir ésta Abencedrel, su alcaide, se rinden a Jaime I todos los castillos del interior.

A partir de ese momento Bayrén va sufriendo un abandono progresivo, trasladándose la población a otros lugares, hasta quedar aquella desierta o poco menos.

Coincide esto con la importancia creciente de Gandía, a la que, como consecuencia, se le supone origen inmediato, a raíz del traslado de la población de Bayrén a este lugar, donde a lo sumo habría una alquería. Y este es el origen postulado para una de las ciudades más importantes y populosas del Reyno.

Sin embargo, el hecho de que en 1248 ya Jaime I reparta cincuenta casas a otros tantos repobladores cristianos, indica que la población era bastante más que una alquería, incluso que era una población de cierta importancia, lo que corrobora el hecho de que comience su amurallamiento con su hijo Jaime II, en 1305.

Todo lo expuesto nos obliga a presumir un origen más antiguo que el supuesto y una importancia mayor que la prevista.

Todo lo dicho hasta el momento sobre el origen de Gandía por historiadores y estudiosos ocupados del tema, han sido simples suposiciones formuladas al azar y con mejor voluntad que datos, los cuales eran, por otra parte, inexistentes por cuanto no se habían agotado todas las posibilidades que ofrece la investigación.

En efecto, siendo la documentación escrita parca sobre la materia que nos ocupa, sólo la excavación arqueológica podía arrojar luz al respecto. Pero la excavación arqueológica sistemática en el área urbana es reciente, a partir de la dotación suficiente para la creación de un servicio arqueológico local, creado con los fondos aportados, entre otros, por los Srs. Sancho Santamaria y Gurrea Crespo, y dirigido desinteresadamente por este último durante varios años.

Las excavaciones obligatorias y constantes en el subsuelo del casco urbano, realizadas durante los últimos años ordenada y sistemáticamente, han resultado sorprendentes, abriendo perspectivas ciertamente insospechadas.

Así, en el subsuelo de un solar situado entre las calles Mayor y Beneficencia apareció un silo relleno con material heterogéneo, la mayor parte del s. XV, pero también un lote de cerámicas hechas a mano claramente prehistóricas, una punta de sílex, dos conchas y un fragmento de molino también a mano. Cerámicas, sílex, molino y conchas nos hablan de un asentamiento correspondiente al Eneolítico o a la Edad del Bronce Valenciano (3.000/1.000 a. de C.).

Más tarde en el subsuelo del Hospital de San Marcos aparecieron restos ibéricos, considerados, con dudas, como correspondientes a una necrópolis ibérica. De confirmarse la consideración de necrópolis necesariamente hay que suponer un hábitat inmediato, probablemente en el mismo centro histórico de la población, en caso contrario corresponderían al propio poblamiento ibérico, en la llanura aluvial y junto al cauce del río.

Por ello, habría que ir pensando en un origen prehistórico e ibérico como hipótesis, cuya continuidad hasta tiempos medievales, es decir durante toda la antigüedad, quedaría establecida a través de los restos romanos localizados, especialmente en sus inmediaciones.

La antigüedad y la importancia de los restos islámicos quedaría, a su vez, atestiguada por los abundantes hallazgos de los últimos tiempos, constituyendo una sorpresa los del subsuelo de las actuales Escuelas Pías, antigua Universidad de Gandía fundada por el Santo Duque San Francisco de Borja el año 1547 sobre las ruinas de antiguas y nobles estructuras. Si la escasez de las fuentes escritas sólo permitieron postular un origen musulmán reciente, con acrecentada importancia por el abandono de Bayrén. Las recientes investigaciones atisban un remoto origen que podemos situar en época ibérica y antes del nacimiento de Cristo, 2.000 años por dar una fecha provisionalmente por lo menos hasta que nuevos datos nos permitan mayor exactitud.

LOS SECRETOS OCULTOS DEL MAR DE L’HORTA

A 10 minutos navegando desde el puerto deportivo de La Pobla de Farnals, entre las playas de Massalfassar y Massamagrell, se encuentra hundida una draga. Su historia comienza durante la guerra civil española, el buque estaba amarrado en el puerto de Valencia cuando le cayó una bomba y se hundió.

“Al tiempo, se reflotó y pasó a convertirse en buque de la armada que hacía las labores de transporte de mercancías. Con los años, un empresario gallero lo adquirió y trabajando en las aguas de la comarca el barco se hundió de nuevo, primero parcialmente y luego completamente”, explica Ricardo Giménez, responsable del club Buceo Valencia.

Desde entonces permanece en las aguas de la comarca y se ha convertido en un reclamo para buceadores, “es impresionante el barco sobre todo por la vida que habita en él. Hay muchas especies, se ha convertido, con el paso de los años, en un arrecife artificial”.

El barco tiene una longitud de 60 metros, pero está fraccionado en tres partes. “Toda la zona ocupa una extensión de 150 metros”.

Desde la lejanía de la playa, una boya negra indica que el barco está justo debajo. Su cubierta está a una profundidad de 4,5 metros mientras que la profundidad máxima del buque es de 11 metros.

“A la gente le encanta ver el barco, sobre todo por las especies que habitan. Hay hasta estrellas de mar. Por eso nosotros hemos pedido a las administraciones que lo declaren reserva natural porque algunos barcos se ponen justo encima del buque para pescar”.

Este no es el único barco que se encuentra en las playas de la comarca, entre Puçol y Sagunto, descansa en el fondo del mar SS Coila. “Ahora se cumple 104 años hundido”, explica Ricardo Giménez, “fue un submarino alemán y está totalmente cerrado. Se encuentra a 30 metros de profundidad”.

Ánforas

“La costa de la comarca se encuentra entre dos puertos históricos: el puerto de Valencia y el puerto de Sagunto es por eso que es habitual encontrar ánforas o cuellos de botellas”, explica Ricardo Giménez.

Hace tres años un grupo de buceadores sacaron de la playa del Puig un ánfora ibérica en perfectas condiciones. Se trata de una zona donde, según el historiador del Puig, JULIO BADENES (CRONISTA OFICIAL DE EL PUIG), se encontraba también el puerto que Jaime I utilizaba para abastecer a sus tropas cuando estuvo en el castillo de la localidad.

Búnker

Otra de las curiosidades del mar del Puig es el búnquer de la guerra civil española que con el aumento del nivel del mar se ha quedado totalmente cubierto a unos 30metros de la orilla. Está ubicado frente a la urbanización Plans Mar.

Muchos tesoros ocultos que como insiste el buceador, Ricardo Giménez, “lo que está en el mar, pertenece a él, y no se debe sacar, solo bucear y contemplar”.

Fuente: https://www.elmeridiano.es

IN MEMORIAM SATURNINO AROCAS FRANCH


Saturnino Arocas Franch amb el seus alumnes (Algar, 1942-1945)

JOSEP CATALUNYA ALBERT, CRONISTA OFICIAL D’ALGAR DE PALÀNCIA

Saturnino Arocas Franch va nàixer a la ciutat de València el 30 d’octubre de 1917, i era el fill major de Saturnino Arocas Irisarri i de Maria Franch Ramon.

                El jove Saturnino desentrollà des de xicotet una fecunda activitat en gran quantitat de camps: li encantava llegir (primer còmics, després novel.les i més tard revistes informatives), aprengué a enquadernar tot allò que llegia, estudià guitarra i va enfocar la seua curiositat natural en multiutud d’activitats creatives.

                Molt prompte se li va despertar la vocació d’ensenyant i ingressà en l’Escola de Magisteri de València, on va cursar la carrera de mestre. Però aleshores esclatà la Guerra Civil en 1936 i hagué d’incorporar-se a files, movilitzat per l’exèrcit de la República, la qual cosa li comportà un retard de tres anys en la seua formació acadèmica. Una vegada finalitzada la guerra revalidà el seu títol i aprovà l’oposició de Mestre Nacional, obtenint plaça en el xicotet poble d’Algar.

                En el curs 1941-1942 va prendre possessió de la plaça de mestre d’Algar, on va conèixer a la jove mestra de xiques, Saturnina Bayo Garcés. Durant el curs, ambdós es van enamorar i el 10 d’agost de 1942, en les vacances d’estiu, es van casar i van tindre dos fills: Miguel Ángel i Carlos.

                Si hem volgut escriure estes línies en memòria de Saturnino Arocas Franch es per destacar dos facetes d’esta persona: la de mestre d’Algar i la d’investigador de la història del nostre poble.

                Com a mestre, cal dir que, alguns dels alumnes del poble que encara viuen,  recorden amb admiració la seua didàctica manera d’ensenyar, amb la qual atenia a tots educant a la classe en general, ajudant als alumnes que anaven endarrerits i recolzant als que sobreixien, en horari extraescolar si calia. I no sols amb els estudis obligatoris, sinò també amb activitats paral.lelels com excursions pel camp i la plantació d’arbres.

                Però Saturnino Arocas tenia altres inquietuds intel-lectuals. Aprofitant que tenia al seu abast els arxius municipal i parroquial va redactar una Història d’Algar, compaginant el rigor científic amb la pedagogia divulgativa, junt amb uns magnífics dibuixos que la il.lustraven i la feien molt agradable de llegir, i que va editar en 1945.

                El llibre, titulat Datos históricos de Algar de Palancia, és una història general d’Algar, en la qual l’autor distingueix les successives èpoques que va travessar el poble, des de la seua fundació musulmana, la seua repoblació cristiana i els temps més moderns, sense oblidar l’enorme influència de l’Orde de la Mercé que va ostentar la baronia d’Algar fins la desamortització dels béns eclesiàstics dels anys 1836 i següents. Este llibre és de consulta obligada per a tots els que vulguen investigar allò referent a la història d’Algar o, senzillament, vulguen conèixer-la un poc més.

                En el millor moment personal, professional i social, Saturnino Arocas caigué malalt de tifus i, amb 28 anys, morí el 29 de novembre de 1945 a València, on va ser enterrat.

                Volem agrair la informació que ens han facilitat Carlos Arocas Bayo, fill de Saturnino Arocas, i el seu nebot, Alfons Hermoso de Mendoza i Arocas, que ens han ajudat a escriure estes poques líneas en memòria d’este personatge il.lustre, al qual l’Ajuntament i el poble li van dedicar un dels carrers cèntrics de la població en la seua memòria.

LA PRENSA DE SEGORBE EN EL ARCHIVO PROVINCIAL DE CASTELLÓN

CHELO TORREJÓN

El archivo histórico de la Diputación Provincial de Castellón se ha visto enriquecido recientemente con fondos hemerográficos de publicaciones realizadas con información general de Segorbe y la comarca del Palancia.

Se trata de la donación de una colección completa de la revista Agua Limpia. Informativo Mensual Segorbino, con un total de 156 números, publicados entre septiembre de 1983 y agosto de 1996; los cuatro números editados de Palancia Semanal, publicados entre mayo y junio de 1995; y también una colección completa (I etapa) de La Prensa de Segorbe con los 188 números publicados por el Ayuntamiento de Segorbe entre noviembre de 1999 y agosto de 2015.

Cabe señalar que una gran parte de los componentes del equipo de InfoPalancia, Jorge Laffarga, RAFAEL MARTÍN, José Plasencia, Manuel Vicente Martínez, Carlos Laffarga y Chelo Torrejón,  fueron en su día los promotores y redactores de la revista Agua Limpia, que hasta la fecha ha sido el medio de comunicación independiente más duradero de la historia local.

La donación ha sido realizada por el periodista y CRONISTA OFICIAL DE LA CIUDAD, RAFAEL MARTÍN ARTÍGUEZ, que fue presidente de la Asociación Cultural Agua Limpia editora de la revista con la misma denominación, y director de las otras dos publicaciones citadas.

No se trata de la única donación efectuada por MARTÍN ya que también el Archivo Municipal de Castellón cuenta con publicaciones relacionadas con Segorbe y muy especialmente La Prensa de Segorbe, colección completa también cedida recientemente. El Archivo de la Catedral de Segorbe recibió igualmente hace algún tiempo los primeros números de la citada publicación.

La entrega se ha realizado después de que Martín se asegurara que estas colecciones (por lo menos las dos más voluminosas) se encuentran en el Archivo Histórico Municipal de Segorbe.

La jefa del Servicio de Archivo, Gestión Documental y Publicaciones de la institución provincial, Mª Jesús Gimeno, ha remitido un escrito a Martín “agradeciendo profundamente su colaboración”.

El periodista ha señalado la importancia de que en aquellas instituciones en las que existan publicaciones y en general documentación provincial o autonómica, se pueda encontrar también la referente a Segorbe y la comarca, para que todo aquel que quiera investigar o aportar una visión más amplia del ámbito puramente local, pueda contar con los instrumentos documentales necesarios para hacerlo.

Fuente: http://www.infopalancia.com

EL RESURGIR DEL CASTELL VELL DE CASTELLÓN


La fortaleza, que históricamente se encontraba en estado de abandono, lleva diez años en obras. – PACO POYATO

ELENA AGUILAR

El 8 de septiembre de 1251, el rey Jaume I firmó en la ciudad de Lérida el privilegio de traslación por el que los antiguos vecinos del Castell Vell se mudaron a la alquería de Binarabe, el embrión de la futura ciudad de Castellón. De aquel acontecimiento se acaban de cumplir ahora 765 años y la fortaleza, uno de los monumentos más emblemáticos de la capital y a la vez más desconocidos, pide paso. Y lo hace tras 10 años de obras y dos millones de euros de inversión.

El Ayuntamiento de Castellón acaba de licitar el proyecto y ejecución de las obras de cierre para seguridad del primer y segundo recinto, centro de interpretación y puesta en valor del Castell Vell. Dotado con un presupuesto de 601.019 euros, el proyecto se enmarca dentro del Plan Director redactado en el 2003 y, en la práctica, pretende plantear acciones que permitan dar al considerado por los historiadores como la cuna árabe de Castellón un aprovechamiento como ruina arqueológica.

Situado en el montículo sur de la montaña de les Serretes y declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 1997, esta fortaleza cuya primera ocupación documentada data del siglo IV antes de Cristo, ha pasado una decena de veces por el quirófano. La primera fue en 1832. La última, en el 2015, cuando se cerró el primer recinto (alcazaba) y se consolidaron los liezos y las torres del oeste y sur.

Tras diez intermitentes años de obras, el Castell Vell está cada vez más cerca de convertirse en un monumento histórico visitable, ya que hoy en día solo es posible verlo desde el exterior. Si se cumplen los plazos que maneja el Ayuntamiento, en poco más de un año la fortaleza se abrirá completamente al público, que podrá recorrer su interior, caminar por el que antaño fue un patio de armas o ascender hasta las torres. “El Castell Vell es un impactante recurso cultural con el cuenta Castellón y lo que se va a hacer desde el Ayuntamiento en ponerlo en valor, algo que no ha ocurrido hasta ahora”, apunta Verònica Ruiz, concejala de Cultura.

De lo que se trata es de acometer las obras necesarias para garantizar la seguridad de los tres recintos amurallados con los que cuenta el Castell. ¿Cómo? Básicamente, aumentando los muros. El siguiente paso será la construcción de un itinerario dictáctico con paneles que expliquen la singularidad del monumento. También se prevé un centro de interpretación de 155 metros, según consta en el anteproyecto. “La implicación y el compromiso del Ayuntamiento con este proyecto es total y el objetivo es que esté acabado en poco más de un año”, añade la edila.

Para los que aman la historia local el valor del Castell Vell es incalculable, ya que supone un referente de la arquitectura militar islámica, por el sistema de tapial calicostrado empleado para levantar sus murallas.

Los orígenes, en el neolítico // Pero, ¿cuál es el origen de esta fortaleza desde cuya cima se controla toda la plana de Castellón? ANTONIO GASCÓ, historiador y CRONISTA OFICIAL DE LA CIUDAD DE CASTELLÓ, asegura que el arqueólogo Francesc Esteve halló piezas talladas del periodo calcolítico, fechables hace seis mil años, en las cercanías del cerro de la Magdalena. “Las excavaciones han ofrecido restos preibéricos, posiblemente fenicios, objeto de una comercialización activa en el periodo colonial, que podrían fecharse en torno al siglo VII antes de Cristo”, apunta. El montículo ya estaba poblado en ese momento por un hábitat autóctono, y esa ocupación se va a mantener, desde el periodo ibérico, hasta el final del siglo XIII, tras la reconquista de las tierras castellonenses por Jaume I.

No fue, sin embargo, hasta la época musulmana (siglos X y XI) cuando el Castell Vell desarrolla todo el proceso arquitectónico tal y como lo conocemos hoy. “Ese recinto acogió un grupo militar islámico, que debió tener una cierta autoridad administrativa sobre la zona además de su misión defensiva y de salvaguarda de las gentes del llano”, sentencia ANTONIO GASCÓ que añade que la fortificación estaba integrada en la línea de defensa costera de la que también era componente el castillo de Montornés.

La distribución del Castell Vell presenta una estructura adaptada a las irregularidades de la montaña y ofrece tres áreas antiguas de fortificación. La primera data del siglo X; la segunda, más amplia, del siglo XI; y la tercera de los siglos XII y XIII. En el primer recinto o alcazaba quedan pequeños restos de un almacén y una cisterna, así como de varias torres cilíndricas. “En el segundo recinto, de dimensiones mayores, estaba el patio de armas, donde también se ubicaban las caballerizas y que llegó a ser ocupado como zona de hábitat a principios del siglo XIII, según documentan las exploraciones. Su torre es el actual campanario de la ermita de la Magdalena que, originariamente, era el gran aljibe de la fortaleza”, describe ANTONIO GASCÓ. En el tercer recinto, que bordea ampliamente el segundo, aparece una torre cuadrangular en la cara noroeste. Es una zona que las excavaciones han permitido suponer bastante poblada.

En 1233, el Castell Vell fue conquistado a los árabes y pasó a manos cristianas. Eso supuso el inicio de su declive, ya que una de las primeras medidas que se tomaron fue la expulsión de la población mudéjar que lo habitaba. La posterior ocupación por parte de colonos cristianos tampoco supuso el resurgir el Castell y, de hecho Nuno Sanç del Roselló (primer señor feudal del recinto) ya se percató de lo ventajoso de vivir en el llano y empezó a donar tierras. En 1251 el rey Jaume I autorizó a los habitantes de Castellón a trasladar la villa al llano. Y ahí comienza otro capítulo de la historia de la ciudad. H

Fuente: http://www.elperiodicomediterraneo.com