UNA HOGUERA DE TRASTOS

La Asociación Cultural Lloixa comienza a acumular enseres viejos que quemará en la noche del 23 de junio, en una tradición recuperada en 1989.

VICTORIA MORA

La tradición de la noche de San Juan se mantiene viva e intacta en Sant Joan d’Alacant, población inmersa en las fiestas de Hogueras y que este año celebra el medio siglo de tradición fogueril. Además de las tres hogueras que se quemarán el día 24, una con gran tradición es la de la Asociación Cultural Lloixa. Desde 1989 la entidad elabora una hoguera tradicional con trastos y objetos inservibles que acumula para prender fuego. El precursor fue el CRONISTA OFICIAL DE SANT JOAN D’ALACANT, ISIDRO BUADES (Associació de Cronistes Oficials del Regne de València), quien quería recuperar una tradición ancestral de la huerta alicantina.

Los trastos, maderas, muebles viejos y diferentes enseres se están dejando ya en el Racó de Giner, según explicaba ayer Alfredo Campello, de la asociación, quien recuerda que esta hoguera ha pasado ya por varias ubicaciones, la plaza Josep Carreras fue la primera, ha estado en el aparcamiento de La Moleta y la última década es Racó de Giner, detrás de las pistas de petanca. Campello augura que pronto deberán de buscar otra ubicación ya que a medida que pasan los años se va reduciendo el espacio.

Desde los primeros años la Hoguera Tradicional Lloixa contó con el apoyo de la Hoguera Plaza de Maisonnave que participa activamente en la cremà, según explica el representante de la entidad cultural. Cuenta que el Ayuntamiento de Sant Joan deposita los enseres recogidos por la brigada que son quemados junto a los muebles aportados por los vecinos de Sant Joan.

Este año la hoguera tiene la colaboración de la Asociación Els Amuntegats que realizarán un espectáculo junto a la hoguera minutos antes de la cremà.

La Asociación Cultural Lloixa pide a los vecinos que participen activamente en esta tradicional hoguera tanto con la aportación de los trastos que ya no quieren y que acudan a vivir la cremà.

Fuente: http://www.diarioinformacion.com

LA MEMORIA DEL TEATRO SE DESPIDE

José María Morera muere a los 83 años tras una vida dedicada a la cultura como director teatral y en diversos cargos públicos.

ALFONS GARCÍA

El hombre que aún quería al teatro pero ya no se acostaba con él. Quizá sea mejor titular para concentrar el espíritu de José María Morera, piensa el redactor, siempre confuso a la hora de la tipografía gruesa. Morera… Si una persona tuviera que resumirse en un gesto, Morera sería una sonrisa, que contenía tanta picardía como inteligencia. Y recuerdos de un mundo de apreturas y sueños de libertad cada vez más borroso. Morera, si se nos permite añadir algo más, era un magnífico conversador, gesticulante como buen hombre de teatro y dueño de silencios elocuentes. Morera se ha ido así a los 83 años, en medio de un gran silencio tras una etapa de progresiva desconexión mental. Se va sin entierros ni ceremonias públicas. Por decisión personal, sus cenizas serán lanzadas al Mediterráneo.

Quizá en los tiempos de las tuitnovelas, el nombre de José María Morera diga poco a los jóvenes culturetas, pero sería difícil explicar la cultura valenciana de la última mitad del siglo XX sin citarlo.

Por extractar: fue fundador del Teatro Universitario en las aulas de La Nau, se codeó después en Madrid con los renovadores de la escena española, introdujo a Sartre o Albert Camus en el repertorio del teatro español, moldeó a algunos grandes cómicos, fue dos veces Premio Nacional de Dirección…

Y después, cuando regresó en 1988 a València («la decisión más valiente que he tomado en mi vida», confesó a María José Muñoz Peirats en una entrevista en Levante-EMV en 2007) fue director de la Mostra de Cinema, director general de Patrimonio y de Promoción Cultural de la Generalitat en los primeros años noventa y secretario del Consell Valencià de Cultura (CVC) hasta 2011. A partir de ese momento inició su retirada: de València a Ondara, donde ha pasado sus últimos años.

Para quienes tengan dudas de quién fue Morera, es aquel a quien José Sacristán recordó hace un par de años, al recibir en Mérida el premio Ceres en 2015. Le dedicó el galardón como el hombre que dio el giro a su carrera después de debutar en 1964 en el teatro romano extremeño con Julio César. Morera le prometió que contaría con él en su próxima producción y cumplió. Sacristán protagonizó un año después La pulga en la oreja, de Feydeau, «un vodevil que cambió mi carrera», dijo emocionado.

Sacristán es uno de los intérpretes que el actual secretario del CVC -y amigo de Morera-, JESÚS HUGUET (Cronista oficial de La Pobla Llarga i Portell de Morella, Associació de Cronistes Oficials del Regne de València) , recuerda haber visto desfilar por el palacete que es sede de la entidad para saludar al viejo director teatral. Josep Maria Pou, Verónica Forqué, Emilio Gutiérrez Caba o Vicente Parra son otros.

Parra y la vecina de arriba

De Parra, su buen amigo en los tiempos madrileños, Morera era una fuente inagotable de anécdotas y recuerdos. En la casa madrileña del actor valenciano solían cocinar la tradicional paella de los domingos y allí podía topar cualquiera con los grandes de la escena, empezando por Sara Montiel, la vecina del piso de arriba.

Morera llegó al teatro en los tiempos de la clandestinidad, se fajó en el TEU valenciano y, como Parra y otros intérpretes de aquella generación, se construyó un nombre y un prestigio en Madrid.

Fue, sobre todo, el introductor en los teatros españoles de la modernidad europea: Sartre, Camus, Dürrenmatt, Greene. Y fue un forjador de actores y actrices: los mencionados Parra, Sacristán y Pou, Fernando Guillén y Gemma Cuervo (era padrino de Cayetana, la hija de la pareja), María Luisa Merlo y Juan Echanove, entre otros. «Tú fuiste la persona y director que desató en mi la pasión por el teatro», afirmó ayer este último.

Hasta aquí, el director y hombre de teatro que se codeó con Francisco Nieva, Adolfdo Marsillach o José Tamayo. ¿Por qué regresó en 1988 a València? Por honestidad profesional y personal, diría hoy el redactor. Porque el tiempo de dirigir había pasado para él (ya no sintonizaba, confesaba en la entrevista citada) y porque el glamur de los estrenos cada vez le repelía más.

Claro que el futuro que eligió en su regreso a València no iba a estar apartado de focos y cámaras. Pongan polémicas culturales valencianas de los ochenta y noventa (no son pocas ni menores) y Morera tuvo algún papel.

Reapareció en la ciudad de su Russafa natal para dirigir sin carné socialista la Mostra de Cinema del Mediterrani en un momento de transición, con Clementina Ródenas de alcaldesa y cuando el festival empezaba a pasar página del proyecto mediterranista original en busca de una identidad que nunca encontró. Ni con Morera ni con los posteriores gestores hasta su mutis por el foro en 2011.

Perdido el Ayuntamiento de València en 1991, el PSPV repescó a Morera en la Conselleria de Cultura. Primero como director de Patrimonio y luego como titular de Promoción Cultural, con Pilar Pedraza al mando del departamento.

No eran tiempos fáciles. Los veteranos saben por qué: estaba el conflicto del teatro romano de Sagunt y su polémica reforma. Pedraza ponía en valor ayer el esfuerzo por construir una programación y dar «vidilla» al tan comentado espacio. Fue lo más difícil de aquella etapa. Algo más que realizar una temporada de ópera en el Teatro Principal de València, porque la lírica existió en la ciudad antes que el Palau de les Arts. De verdad.

Después de la victoria de Eduardo Zaplana en las autonómicas de 1995, Morera pasó al CVC. Hasta 2o11. Una larga etapa. Como secretario durante muchos años. Con momentos duros, otra vez. Como cuando el dictamen sobre el conflicto de la lengua que proponía la creación de la Acadèmia Valenciana de la Llengua. Con tomates en la puerta del Palau de Forcalló.

Morera se va sin ceremonias, no sin condolencias. Ximo Puig dijo ayer: «Era uno de los intelectuales valencianos más destacados del siglo XX». La conselleria le dedicará el domingo el estreno de la ópera La brecha. La memoria del teatro valenciano se despide. Quizá sirva como titular.

Fuente: http://www.levante-emv.com

LA FUERZA DEL DINERO

ISIDRO BUADES RIPOLL, CRONISTA OFICIAL DE SANT JOAN D’ALACANT

Feliciano Hernández y la de Francisco Pérez (Paco el d’es Mantes) apodo que le venía de su bisabuelo, que con un carro y una mula torda iba vendiendo mantas por la comarca, habitaban en la misma casa; la número ocho de la calle de Los Mártires. Paco en los bajos y Don Feliciano en el piso. Paco trabajaba en la cantera y los domingos y festivos en un “Roalet” que poseía cerca del pueblo. Don Feliciano lo hacía en un banco de la ciudad a la que iba y volvía en una vieja motocicleta B. S. A., no así Paco que utilizaba una bicicleta para ir y volver de la cantera. También poseía Paco un carro y una vieja mula torda con la que labraba sus dos tahullas de tierra y acarreaba si algo tenía que acarrear.

La casa era una de esas de labradores con un solo piso al que se accedía por una escalerilla lateral, y otra entrada aparte era la de Paco, ancha y con portal adecuado para la entrada de carruajes, casa esta que fue en su día, de labrador venido a menos que se quedó habitando en los bajos y construyó la pequeña puerta para poner el piso en alquiler.

Paco y Don Feliciano se saludaban y no había más conversación entre ellos, excepto el día de Navidad que Don Feliciano, muy serio él, le felicitaba las Navidades a Paco, que respondía agradeciendo la felicitación y deseándole la misma felicidad festera.

Ambos sabían que sus ideales políticos eran diferentes, por eso su distanciamiento.

Aunque no tanto entre ambas esposas que hablaban a veces de las cosas propias de la casa y en algunas ocasiones llegaban a la confianza de pedirse la sal o la ñora para la salsa. Corría en el pueblo el rumor de una rebelión militar y ésta llegó en el mes de julio, y desde entonces don Feliciano Hernández dejó de ir al trabajo y apenas salía de la casa.

Había recibido un anónimo amenazándole de muerte y el hombre tenía siempre a mano un viejo revolver. En cambio Paco estaba tranquilo porque su significación política no corría demasiado peligro, y así las cosas, realizado el temido golpe de estado comenzó a tener verdadero temor Don Feliciano de que le detuvieran o le sucediera algo peor. Y un día fueron a por é1, pero Paco que ese día no había ido a la cantera porque le correspondía el turno de riego en su roalet, vio detenerse el automóvil de los del partido cerca de la casa y que al preguntar a un vecino este señaló el piso de Don Feliciano.

Entró Paco presurosamente en la casa y por el patio llamó a su vecino que se asomó alarmado por las voces. Entonces Paco procurando no gritar demasiado le dijo: -¿Rápido, Don Feliciano- que les diga su esposa que usted no está en casa y luego regrese aquí mientras yo coloco una escalera larga que tengo y baja usted a mi casa.

Don Feliciano dio la orden a su esposa y regresó a la ventana donde Paco tenía ya colocada la escala y bajó rápidamente. Paco la retiró y dijo a Don Feliciano que se escondiera detrás de una pila de sacos de algarrobas que tenía en el cobertizo.

Desde allí se escucharon las voces que daban los del partido registrando la casa sin hacer caso de las protestas de la esposa de Don Feliciano.

Sin duda alguna le había salvado la vida su vecino pero no comprendía por qué razón lo había hecho si era bien sabida por él la diferencia de ideas que les separaba. Luego hablaron, tuvieron por primera vez una conversación y entonces lo comprendió Don Feliciano. Paco le dijo que si un tribunal imparcial le condenaba él lo vería bien y no movería un dedo para impedirlo, pero como sabía muy bien que aquellos exaltados iban a tomarse la justicia por las manos, lo había impedido exponiéndose al grave delito de encubrimiento.

Oculto detrás de las algarrobas estuvo Don Feliciano tres días y luego lo llevó Paco con el carro, oculto dentro de un barril desfondado, hasta la pequeña caseta de su toalet donde sería difícil de localizar. Luego, quince días más tarde le preparó una bolsa con algunos víveres y Don Feliciano emprendió viaje hasta poder pasar a la zona dominada por el otro bando. Por su parte Paco que aún era un hombre joven, fue movilizado y llevado al frente de combate, y ya encuadrado en el ejército se vio precisado a ascender de graduación, pues en la compañía que le correspondió estar, el nivel cultural de sus componentes era muy bajo y pronto le ascendieron a cabo, sin que pasara mucho tiempo para que le ascendieran a sargento; y luego, por méritos de guerra que consistieron en salvar a su capitán que había caído herido en una retirada y que en medio de un nutrido tiroteo cargó con él y lo llevo hasta una ambulancia donde evitaron que se desangrara. Así pues, Francisco Pérez Sala (Paco el mantero) teniente ascendido por méritos de guerra, que con suerte se vio condenado a cadena perpetua cuando acabó la contienda, se vio metido en prisión para toda su vida, él que, primero en el campo con su padre, luego en la cantera y últimamente en el frente, siempre había estado al aire libre, tenía que pasar el resto de su vida entre cuatro paredes. No podría vivir encerrado y sabía que moriría muy pronto, y comenzó a no querer comer, y acurrucado en un rincón desoía los consejos de sus compañeros, que le pedían que aguantara, pues el régimen no iba a durar toda la vida.

Su mujer le visitó cuando se lo permitieron y sus ruegos no fueron capaces de levantarle el ánimo, presagiando su actitud un próximo y trágico desenlace; y entonces la esposa, averiguando la dirección de Don Feliciano fue a Murcia donde residía, la verdad que muy temerosa de no ser bien recibida, pensando cuan rápidamente olvidan algunas personas los favores recibidos.

Llegó llena de temor y esperanza a la casa y pronto pudo ver que sus ex vecinos no eran la antigua familia de un empleadillo de banca de la época. Le recibió una sirvienta uniformada que la trasladó a una estancia bien amueblada donde al cabo de unos minutos apareció la esposa de Don Feliciano envuelta en un lujoso batín de seda.

La abrazó afectuosa y tras los cumplidos de rigor, Adelina que este era el nombre de la esposa de Paco, le explicó la situación de su marido.

-¡Lo lamento de veras querida Adelina, pero creo que mi marido no conoce a nadie de esa prisión.

Si se tratara de la de esta ciudad seguro que intentaría interceder en su favor, aunque los cargos que se le imputan a tu marido son muy graves.

Adelina comprendió la postura de aquella gente y respondió con aplomo ¿Acaso cree Ud. que mi marido conocía a los que fueron a prender a Don Feliciano? No eran del pueblo ni les había visto jamás, sólo su atuendo y sus armas le hicieron conocer de quienes se trataba y aún así no dudó en salvarle la vida.

– Lo sabemos, querida – le respondió – pero mi marido no puede hacer nada en este caso, pues ya conocíamos la situación de Paco porque nos lo comunicó el alcalde de tu pueblo, y le dijimos lo mismo que a ti, que nada podemos hacer, y lo sentimos.

– No se trata de sentimientos lo que mi marido necesita si no de hechos. Y ya alterada levantaba la voz, tanto, que Don Feliciano que no sabía de su visita apareció protestando por los gritos;

– ¿Qué ocurre con esas voces? Quien…y se quedó cortado al ver a Adelina. –Señora exclamó.

– No sabía que estaba Ud. aquí. ¿Qué es lo que sucede?

– Sucede, Don Feliciano, que he venido a pedirles auxilio y ustedes me lo niegan.

– Es que ese auxilio que usted pide me compromete y frenaría mi carera.

– Antes se comprometió mi marido por usted.

– Sí, lo reconozco, pero créame, no puedo hacer nada y lo siento.

– ¿Es su última palabra? – Puede entrar segura.

– ¿Y si se lo pido de rodillas? – Ni aún así-.

Regresó al pueblo deshecha, sin comer desde el día anterior y cansada del viaje, perdida la esperanza de sacar a su marido de la cárcel y convencida de que si no salía de allí moriría y no a largo plazo, pero aquel día era el de las sorpresas, pues cuando llegó a su casa se encontró con un hombre sentado en el portal que al verla se levantó y le dijo alborozado: -¡Hombre! Adelina, ya era hora; he venido cuatro veces a su casa, y usted por el mundo. Ni los vecinos ni nadie sabían donde estaba usted. Era el dueño de la cantera.

Adelina ya no pudo aguantar más el llanto contenido durante dos días y rompió a llorar amargamente, costándole grandes esfuerzos al hombre para calmarla, y cuando 1o hubo conseguido pasaron a la casa y Adelina le explicó su situación.

– Me lo temía. – repuso el hombre – Pensaba en la posibilidad de que Paco estuviese preso, pero eso sólo altera un poco mis planes. Y se quedó pensando unos instantes, añadiendo luego: -Bien, a la semana que viene vendré y les explicaré a usted y a Paco todo este asunto. Mientras tanto le dice a usted a su marido que vaya preparando toda la herramienta de la cantera.

– Eh. Oiga. ¿Es que ha perdido usted el juicio – le dijo Adelina mirándole asustada-

– No, yo – Le respondió riendo – Pero prepárese no lo vaya a perder usted cuando mañana o pasado vea entrar a Paco por esa puerta.

– ¿Cómo es posible? Lo dice usted así, tan tranquilamente.

– Pues sí, hija mía, porque ocurre lo de siempre, pues que hay un pez gordo que quiere ser socio de mis empresas y yo le digo que si no podemos abrir la cantera no puede haber sociedad, y que el hombre adecuado para eso (yo 1o suponía) está en la cárcel.

– Pues yo lo saco de la cárcel y ya está todo arreglado -me dice tan tranquilo- – ¿Tanto poder tiene ese señor? – Si lo tiene, Adelina, sí lo tiene.

– ¿Y por qué tanto interés en ser su socio? El industrial guardó silencio un instante, y por fin, sonriendo de una manera extraña

Respondió: – Ay Adelina. -Por las pelas. Por las pelas.

Fuente: http://costacomunicaciones.es

ISIDRO BUADES DONA SU ARCHIVO PERSONAL A SANT JOAN

Los documentos se conservarán en el Archivo Municipal y podrán ser consultados por cualquier persona que lo solicite.

Isidro Buades | FOTO: TONY GARCÍA

El CRONISTA OFICIAL DE SANT JOAN, ISIDRO BUADES RIPOLL (Associació de Cronistes Oficials del Regne de València), ha donado su archivo personal al Ayuntamiento. Los documentos donados son sus trabajos literarios y de investigación, sus fotografías de actos municipales y de las fiestas locales, así como diversos materiales empleados para la redacción de sus libros, fundamentales para el estudio de la historia y tradiciones de Sant Joan y la huerta alicantina en general.

Es deseo del CRONISTA que estos documentos se conserven en el Archivo Municipal de Sant Joan y reciban tratamiento archivístico, quedando sujetos a la legislación en materia de Archivos, protección de datos personales, propiedad intelectual y demás leyes aplicables, siendo de consulta pública para toda persona que lo requiera.Anteriormente, Buades ha realizado donaciones de objetos de valor histórico, como una tinaja de barro que se utilizaba para medir el vino que lamentablemente ha acabado rota.

CRONISTA OFICIAL desde 1992

ISIDRO BUADES nació en 1928 y más tarde fijó su residencia en Sant Joan d’Alacant junto a su esposa Elvira. En este municipio crió a su familia y desarrolló su carrera profesional. Durante su trayectoria ocupó los puestos de presidente de la Asociación General de Cabezas de Familia y posteriormente de la Asociación Cultural Lloixa, de la que siempre ha sido infatigable colaborador.

Fue nombrado CRONISTA OFICIAL de la Villa de Sant Joan d’Alacant en sesión plenaria municipal de 24 de noviembre de 1992. Así mismo es Académico Correspondiente de la Real Academia de Cultura Valenciana, nombrado en 26 de mayo de 2011.

Fuente: http://www.pregoner.es

¡AGUA VA!

ANTONIO LUIS GALIANO/ CRONISTA OFICIAL DE LA CIUDAD DE ORIHUELA

Tal vez las nuevas generaciones no conozcan o sepan qué significa esta frase, con la que se daba aviso cuando desde la ventana o la puerta de una casa se arrojaba a la calle las aguas residuales, al no existir desagües ni alcantarillado. La respuesta que se esperaba con este grito a modo de advertencia era que los viandantes se pusieran a resguardo para no recibir el consiguiente chaparrón de inmundicias.

Pero, al hablar de agua, no sólo nos podemos referir a éstas, sino que otras veces, hacemos referencia a la misma de muchas formas. Por ejemplo, en el ya lejano 1892, cuando apretaba la canícula, las familias marchaban a la costa a «tomar las aguas» o «los baños». Los oriolanos de entonces buscaban destino para ello en la Horadada, en La Mata y en Torrevieja. Mientras que otros lo hacían dirigiéndose al campo, o a sus posesiones como Federico Linares que veraneaba en Los Balcones, próxima a la última de esas poblaciones. En julio de dicho año, la relación de familias oriolanas que se trasladaron a Torrevieja había incrementado en detrimento de La Mata, dando lugar a que las casas de alquiler escasearan y que subieran los precios. Otros de los motivos eran que las condiciones habían mejorado para los bañistas, habiéndose instalado casetas, así como la coincidencia de la feria instalada en un paseo con vistas al mar y la oferta de ocio que ofrecía el Casino «La Numancia» con la organización de bailes y conciertos al aire libre.

Pero, este desplazamiento veraniego solo era posible para aquellos que su economía lo permitía, mientras que los niños que tenían que permanecer en la ciudad o en la huerta, para bañarse tenían que recurrir al río y las acequias, que todos los años generaban algunos accidentes. Ante ello, el alcalde Andrés Pescetto Balaguer prohibió que los chicuelos se sumergieran en las aguas fluviales en los azudes, en «el oyo» de la Trinidad o en la zona de la Cruz del Río, máxime teniendo en cuenta que lo hacían «con el traje de nuestro padre Adán» o en cueros, dicho en leguaje cervantino y sin tanta retórica. La prohibición llegó hasta el punto, que dos muchachos fueron multados por desobedecer la orden.

El baño en el río era apetecible para los niños, a pesar de que su caudal era el menor desde hacía doce año, habiéndose producido acumulación de agua estancada que generaba ciénagas en algunas zonas.

Pero el Segura era utilizado para otros menesteres domésticos, como el lavado de ropa, lo que también prohibió la primera autoridad municipal, cuyo mandato fue desobedecido por dos amas de casa, viéndose precisado a multarlas por haber lavado en la Cruz del Río, e imponiendo también la sanción de un día de haber a la pareja de guardias municipales que se lo permitieron.

El lavado de ropa también se efectuaba en las acequias, lo que daba lugar a que las aguas se contaminasen, creando graves perjuicios para los huertanos que las utilizaban para el consumo diario. Sin embargo, en la ciudad una de las fuentes de suministro era la de San Francisco, a la que acudían los aguadores con sus carros y cántaros para luego efectuar la distribución por los domicilios. Pero este año, se denotó la falta de agua en esta fuente debido a que era mucha la gente que desde pueblos cercanos, se acercaban a ella para surtirse.

El agua, en tiempo estival ha tenido su importancia, y de sus otras formas de uso, trataremos en nueva ocasión. Mientras tanto, si oímos el aviso de ¡agua va!, nos pondremos a cubierto o saldremos corriendo.

Fuente: http://www.diarioinformacion.com

ESTRUCTURA DEL DESFILE PROCESIONAL DEL SANTÍSIMO CRISTO DE ALCORA

  1. MANUEL PUCHOL, CRONISTA OFICIAL DE L’ALCORA

En previas ya del comienzo de nuestras fiestas mayores en honor del Santísimo Cristo del Calvario, creo que es el momento de publicar, aunque solo sirva para el recuerdo, la majestuosa procesión que en honor del Santísimo Cristo del Calvario, realizaba la Villa de Alcora el último domingo de agosto.

Antiguamente desfilaban la práctica totalidad de las Cofradías que llevaban en andas numerosas imágenes con sus banderas y estandartes. A su vez, cada Ermita de barrio y algunas capillitas/hornacinas de calles, formaban su minúscula procesión que con cierto orden de preferencia se iban uniendo, a su paso, a la principal:

1.- Dulzainero -> Cruz Alzada

2.- San Francisco -> San Roque -> San Antonio -> San Isidro -> San José de Calasanz -> San Luís -> Santa Teresa y San José. Hasta aquí todos con sus pendones y banderas.

3.- Detrás: Virgen del Carmen -> La Purísima, y Ntra. Sra. de los Dolores. Estas últimas escoltadas por la Banda local de Música, seguidas de numerosas mujeres descalzas cumpliendo promesas.

4.- A continuación: Cofradías con banderas y distintivos -> Jóvenes del Servicio Militar, uniformados del cuerpo al que pertenecen -> Cruz Parroquial y las órdenes religiosas y numeroso Clero.

5.- EL CRISTO, que junto con las cintas colgantes, es llevado por las autoridades civiles. Era escoltado por un piquete de Guardia Civil. Le sigue el párroco local que sostiene el manto escarlata o manto real que pende del crucificado. Cierra este apartado del Cristo, el Preste con Capa Pluvial y Diáconos de Terno Rojo.

6.- Cierre del desfile con la presidencia de Jerarquías: Autoridades locales, militares e invitados. A partir de 1948, se unieron al cortejo la Reina y Damas. Pone fin a la procesión otra Banda de música, normalmente de renombre e invitada a la procesión y que luego protagonizaba el concierto en la Plaza de España. Unas largas filas de mujeres con luces, eran la estela final.

Fuente: http://laplanaaldia.com

LA FUNDACIÓ DE LA SIDERÚRGICA

La festa de Sant Lluís a Estivella Mort del pare del president de la Juventud Legitimista.

LLUÍS MESA I REIG, CRONISTA OFICIAL D’ESTIVELLA

En l’última part del mes de juliol de 1917 va continuar vivint festes destacades. A Estivella, la celebració de Sant Lluís, patró de la joventut, es va viure prèviament amb un tridu del 12 al 14 de juliol en el qual va estar present el tenor de la capella del Corpus de la capital Vicente Farinós. Els sermons d’eixos dies estigueren a càrrec del rector regent de Torres Torres Mariano Silla, del d’Estivella Andrés Campos i del director del col·legi de Vocacions Religioses de la ciutat de València Francisc Gil. La vespra de la festa grossa, a poqueta nit, es dispararen focs artificials i la banda dirigida per Constantino Arnau va fer un passacarrer. A les onze de la nit hi va haver «cordà» del pirotècnic de Petrés Montañana. El 15 de juliol, a l’alba, voltejaren i ales set del matí va ser la missa de comunió celebrada pel religiós Vicente Farinós. A les nou el matí la missa major va estar presidida pel vicari Manuel Marí. Al migdia es va disparar una « mascletà » i es van repartir calderes per als pobres. El corresponsal del diari escriu que van ser possible gràcies a la participació dels veïns Jerónimo Gamón i Salvador Alpuente.

El mes d’agost va iniciar-se amb molta calor. Va coincidir amb el conflicte ferroviari la qual cosa va fer que la inauguració de l’Estació del Nord del Cap i Casal es realitzara el 8 d’agost sense grans celebracions. A conseqüència del conflicte, el governador va ordenar el 2 d’agost a l’inspector de l’Estació del Nord de Sagunt que es buscara una maquinista per a iniciar la marxa cap a Castelló d’un tren allí deturat. Mentrimentres Sagunt acabava la celebració del programa d’actes dedicats als Sants de la Pedra.

Eixos dies, amb motius de les festes de la Mare de Déu de Begonya al port de Sagunt, es va realitzar una carrera de bicicletes el dia 16. Hi van haver tres carreres. La primera fou la preparatòria amb 3 premis. La segona va ser la regional amb tres premis en metal·lic. L’última va estar dedicada a la «Copa Sagunto».

Soterrar de Simón Monzó

Entre les notícies tràgiques, cal destacar el sosterrar el 26 d’agost de Simón Monzó, pare del president de la Juventud Legitimista Antonio Monzó. Presidiren el dol Ramón López, Manuel Monzón (president del Círculo Legitimista) i el regidor Ricardo Rivelles. Participaren molts socis de Casino Jaimista i hi hagué molt de públic.

Finalment cal destacar la notícia que va marcar l’evolució futura del port de Sagunt: la creació de la Compañía Siderúrgica del Mediterraneo. El 28 d’agost es va constituir davant notari com a societat anònima amb la firma de Ramón de la Sota i Luis Maria Aznar.

En acabar agost continuaren els esdeveniments a la comarca. Però eixes i unes altres notícies formaran part dels pròxims «De Cent en Cent» que continuaran en passar l’estiu.

Fuente: http://www.levante-emv.com

 

ELDA INAUGURA LA PLAZA DE TOROS

GABRIEL SEGURA, CRONISTA OFICIAL DE ELDA

El domingo 14 de julio de 1946, hoy hace 71 años, se inauguraba la plaza de toros. Construida por el empresario Eustaquio Cantó Amat con la finalidad de dotar de un espacio en condiciones para el desarrollo de los espectáculos taurinos. El emplazamiento elegido fue una zona sin edificar, a las afueras de la población, que en escasa una década se poblaría de calles, casas y edificios. Para la construcción se utilizó piedra de las canteras de Bolón, cedida por Francisco Beltrán, como propietario de las mismas. Empezada a construir en 1944, tras año y medio de obra y con una inversión económica estimada en unas 600.000 pesetas, la plaza, aún sin haberla finalizado, tuvo que ser inaugurada.
Con gran expectación de público, para el cartel inaugural del coso eldense se contó con la participación de los novilleros Paquito Bru, de Madrid, y Sergio del Castillo, de Sevilla, que, por entonces, contaban con bastante renombre entre la afición taurina.
Como anécdota de aquel día, destacar que en el desencajonamiento de las reses, unos días antes de la novillada, “Perlito” uno de los novillos saltó al tendido, subió a las gradas y se lanzó al callejón, huyendo al campo que por entonces circundaba la plaza de toros. Perseguido por los peones de la plaza y la Guardia Civil, fue finalmente capturado en la Jaud y reconducido a los rediles.
Sirva como información complementaria que antes que se inaugura la actual plaza de toros, manifestar el largo curriculum taurino de Elda, pues ya desde 1624 tenemos constatada la celebración de corridas de toros y diversos espectáculos taurinos en diversos espacios de la villa y ciudad de Elda, caso de la plaza de Arriba, patio del palacio condal, zona anexa a la plaza Sagasta y el Parque de Atracciones. Espacios, éstos últimos, que durante las primeras décadas del siglo XX y hasta 1946 se acondicionaba para la celebración de corridas de toros.

Fuente: https://valledeelda.com

EL CENTRO DE ESTUDIOS LA SERRANÍA DA SU APOYO AL CRONISTA DE VILLAR DEL ARZOBISPO

El CELS denuncia la “actitud censora” de la Comisión de Fiestas que provocó la retirada de un escrito que se le solicitó para el libro oficial de fiestas.

El rechazo de un escrito remitido para el libro de fiestas de Villar del Arzobispo por parte de la comisión de festeros que organiza las actividades de verano en el municipio serrano, “pone de manifiesto la arbitrariedad con que estas comisiones suelen actuar y es por ello que el Centro de Estudios la Serranía se decanta por la posición adoptada por el CRONISTA DE LA VILLA“.

Así lo denuncia el CELS en un comunicado en el que asegura que “ante este episodio de censura que ha padecido el CRONISTA OFICIAL DE VILLAR (Cesar José Salvo, Associació de Cronistes Oficials del Regne de València) por parte de la Comisión de Fiestas, pretendiendo corregir un escrito suyo sobre la necesidad de recuperar el habla churra y el rechazo sufrido por este, el CELS se pone del lado de la libertad de expresión y la cordura”.

El tema reservado para el CRONISTA DE LA VILLA era uno muy del gusto de éste, sobre todo porque se encuentra trabajando desde hace años en él: la recuperación del habla churra. No obstante, la sorpresa se produjo cuando dos días después de haberlo remitido, fue informado del acuerdo tomado por parte de la subcomisión del programa de fiestas que, según parece, había causado cierta conmoción.

De esta manera, comunicaban al mencionado cronista que el artículo “les había gustado, pero abusando de su amabilidad y esperando que no se molestara, le pedían retirar el principio del mismo por entender que podía molestar a algún sector de la población”.

“Más allá del hecho ridículo que supone en sí que haya molestado la alusión del CRONISTA al artículo sobre la pérdida de las fuentes de Cabiscol y de Raimundo, subyace en el acto de esta “Comisión Censora” según el interesado (el CRONISTA OFICIAL DE VILLAR), “una actitud totalmente antidemocrática y poco respetuosa con el trabajo realizado”.

Dadas estas circunstancias, el Centro de Estudios la Serranía, enterado del hecho que se denuncia, ha querido mostrar su máxima indignación no sólo por esta situación “ridícula” provocada por la Comisión de Fiestas del 2017, sino por la desproporción existente ante la negativa del autor a realizar ninguna corrección al artículo mencionado.

En este sentido, el CELS manifiesta que “no corren tiempos para continuar dejando en manos de comisiones, de festeros y festeras, de quintas o de cofradías, nuestras fiestas mayores y se ha de pensar en clave abierta y se ha de procurar abrir puertas y ventanas a la creatividad”.

Para el CELS, “las cofradías, los grupos de jóvenes, las quintas nos han traído hasta el declive de la calidad de los actos que se organizan” y por ello se debe poner imaginación a las fiestas locales, porque pueden ayudar a poner en valor los pueblos de esta comarca históricamente olvidada.

Fuente: http://www.masturia.com

EL CASTILLO DE PEÑÍSCOLA ACOGE LA PRESENTACIÓN DE L’ANUNCI DE MORELLA

La capital de Els Ports aprovecha el tirón turístico estival de la Ciudad en el Mar para anunciar la fiesta del 27 de agosto.

El Castillo templario pontificio de Peñíscola ha alojado la presentación de l’Anunci de Morella, festejo que tendrá lugar en la capital de Els Ports el día 27 del próximo mes de agosto. El evento, que da el pistoletazo de salida al año del Sexenni, las fiestas mayores en honor a la Mare de Déu de la Vallivana, es Fiesta de Interés Turístico Nacional y cuenta con diversos elementos que la hacen característica de entre los que destacan la guerra de confeti que llena de colores las calles de la ciudad.

El alcalde de Peñíscola, Andrés Martínez, ha acogido como anfitrión a la delegación morellana que ha presentado el festejo, encabezada por su alcalde, Rhamses Ripollés, que ha agradecido y destacado la importancia de unir sinergias en la promoción de dos de las localidades con mayor proyección turística de la provincia, como son Peñíscola y Morella.

Por su parte, Martínez, se ha comprometido a asistir a l’Anunci , como lleva haciendo en las últimas ediciones, como muestra de apoyo y reconocimiento a la festividad de la localidad con la que comparte no sólo una historia y un patrimonio comunes, sino también la pertenencia a la Asociación de los Pueblos más Bonitos de España.

Ambos munícipes se han mostrado satisfechos y emocionados con la colaboración y la complementariedad de los dos destinos turísticos, uno de costa y el otro de interior, y han recordado la importancia de la mejora de las comunicaciones para la mejora de su competitividad, tras el inicio de los trabajos de las obras que ha impulsado el Ministerio de Fomento en la N232.

A la cita han acudido empresarios turísticos de ambas poblaciones, entidades culturales y medios de comunicación, así como el CRONISTA OFICIAL DE PEÑÍSCOLA, JOAN BAPTISTA SIMÓ (Associació de Cronistes Oficials del Regne de València).

El apoyo de las entidades, así como la asistencia de los informadores turísticos de Peñíscola “sin duda contribuirá a que nuestros visitantes conozcan de primera mano la festividad de l’Anunci y se animen a participar del festejo” ha valorado Martínez.

En reconocimiento por su hospitalidad, el alcalde morellano ha entregado al primer edil de Peñíscola una bolsita de confeti para su visita al evento, una entrega simbólica que ha escenificado la colaboración entre ambos municipios.

Fuente: http://www.castelloninformacion.com