Arxiu diari: 12 de Gener de 2021

MAGNÍFICO LIBRO DE LA CAIXA RURAL ALCORINA SOBRE EL INESPERADO 2020 COORDINADO POR JOSÉ MANUEL PUCHOL (CRONISTA OFICIAL DE L’ALCORA)CON LA FOTOGRAFÍA DE JAVIER NOMDEDEU

Ayer sábado en los Salones Sociales de la Caixa Rural de la capital de l’Alcalatén se presentó el libro “Alcora 2020-Almanaque de un año inesperado”, editado por dicha entidad bancaria tan apreciada en la localidad por su apoyo a todo tipo de asociaciones e iniciativas que se desarrollan en la villa ceramista.

El primero en intervenir fue el Presidente de Caixa Rural José Luis Esteban, que manifestó “La Caixa Rural alcorina siempre ha caracterizado por estar al lado de su gente, no somos un banco cualquiera, sino una entidad creada hace 95 años por la misma gente del pueblo para hacer frente juntos a todas las adversidades y ser mas fuertes y así lo ha hecho en este año excepcional sin cerrar ninguna de oficina, adelantando el abono de las pensiones para quien lo ha necesitado, canalizando los préstamos ICO, financiando a autónomos y PYMES , colaborando con el ayuntamiento y con toda clase de asociaciones, subrayando que creían que al no haber libro de fiestas había que hacer algo en este extraordinario año como el libro se que se ha realizado.

En la misma línea habló el director Juan Manuel Nogueroles, recordando a todos cuantos han tenido responsabilidad en los 95 años de la entidad, en especial a los presidentes y directores, y agradeciendo a los que han hecho posible el libro de manera especial a su coordinador JOSÉ MANUEL PUCHOL (CRONISTA OFICIAL DE L’ALCORA), y al redactor y fotógrafo de Mediterráneo que les suscribe por su aportación escrita y gráfica como corresponsal de l’Alcora.

JOSÉ MANUEL PUCHOL, destacó la magnífica idea que ha supuesto el libro y mas este año que no ha habido Libro de Fiestas por la situación del Covid, agradeciendo a la Caixa Rural por pensar en su persona para coordinarlo ya que recopila todo lo que ha ocurrido en este año histórico, con colaboraciones de relevancia de todos los ámbitos y certificado por sus riqueza fotográfica.

Por su parte el alcalde Samuel Falomir que cerró el acto y que también elogio el trabajo de PUCHOL y Nomdedeu habló de la importancia del libro porque detalla cómo se tuvieron que reinventar los actos desde las casas, de los que se pudieron realizar de forma limitada, y sobre todo del esfuerzo del ayuntamiento en rediseñar todas las cuentas municipales en unidad con todos los partidos políticos para consensuar ayudas a alcorinas y alcorinos, matizando que la pandemia no va a poder con sus ganas de seguir trabajando para mejorar l’Alcora conjuntamente de la de todos los que forman el Ayuntamiento.

El libro del que se han editado 3.000 ejemplares podrá adquirirse a partir del próximo lunes 11 de enero con un donativo solidario de 2 euros destinado para Cáritas de l’Alcora en los siguientes establecimientos: Estanc de Gloria, Estanc Sant Francesc, Papeleria Salvador, El Kiosket, La Paraeta, Arlequin y Kiosco La Vila

Fuente: https://laplanaaldia.com

MADRID Y MORELLA

Francisco Perez Puche. Foto de Juan J. Monzó

FRANCISCO PÉREZ PUCHE, CRONISTA OFICIAL DE VALENCIA

¡Qué día para el labrador, el ver los campos regados! ¡Qué fastidio para el conquistador madrileño, al ver las calles casi desiertas y las muchachas encerradas!». No sé si el lector ha llegado a percatarse; pero el caso es que ha nevado mucho, pero que mucho, en Madrid y en Morella. También es probable que haya caído nieve en otros sitios; no sé, quizá Calahorra o Casas Bajas. Pero lo de Madrid y Morella ha sido algo extraordinario: unas cantidades de nieve nunca vistas, insólitas hasta más no poder.

Sepultado bajo la información sobre la ventisca; abrumado tras ver pasar por la pantalla quitanieves inagotables, empleé la tarde del domingo consultando hemerotecas. Las frases con las que abro este rincón son de ‘La Ilustración Española y Americana’ de enero de 1899, donde un agudo colega, obligado a enfrentarse al folio, escribió: «Solo le echaron maldiciones los barrenderos de la villa, que hubieron de restablecer el tránsito de carruajes y peatones a fuerza de escobazos».

Qué maravilla encontrar periodistas que escribían «tránsito» en vez de «tráfico». Y qué asombro encontrar que la nevada de Morella de 1911 fue «de medio metro» y que en la de 1916 murió de frío un leñador. La nieve de 1926 llegó a ser de un metro; pero Alcoi y Albaida no se quedaron atrás en aquel temporal insigne. De jovencito, Morella estaba asociada a un puerto, el de Torre Miró, que siempre estaba el pobre «con cadenas».

La prensa de Madrid hablaba siempre de la «primera nevada del año», porque luego venían varias más. La de 1797 duró dos días enteros, como ahora, y dejó aislada la ciudad una semana. Quizá es que estaba cambiando ya el clima. Después, entre 1864 y 1933 he anotado otras 22 nevadas que tuvieron importancia como para ser reseñadas y fotografiadas. Cada tres o cuatro años hay una «copiosa»; cada década, una que merece ser «copiosísima». ‘Blanco y Negro’ dedicó cinco grabados a la de 1894. En la de 1907 se fotografió un carro con dos mulas que apenas podía avanzar por delante de la puerta de Alcalá, como ahora mismo. En febrero de 1925, el ‘Heraldo’ escribió del aburrimiento de escribir sobre la nieve sin saber ya que decirle.

La nevada de 1876 sepultó Madrid; pero el plumilla de turno pensó que además de comentar la figura del cardenal Cisneros que habían hecho los revoltosos alumnos de Bellas Artes, quizá debería dedicar unos párrafos a otros jóvenes, soldados «que sostienen una ruda y larga campaña», encargados de llevar vituallas al Ejército del Norte… «a través de un camino borrado por la nieve y bajo el fuego del enemigo». España estaba viviendo la tercera guerra carlista, una guerra civil olvidada.

Fuente: https://www.lasprovincias.es

CONTRA EL MERIDIANO

ANTONIO GASCÓ, CRONISTA OFICIAL DE CASTELLÓ

Como es sabido, el meridiano 0, o de Greenwich, pasa por Castelló. De hecho en el conocido como Parque del Meridiano, ubicado entre los camins de la Donació y el de La Plana, se encuentra un monolito que precisa el enclave donde pasa esta línea imaginaria tan importante, al extremo de definir los husos horarios.

Y dicho esto, la secuencia horaria que realmente correspondería a España sería la misma que la de Portugal, Gran Bretaña e Irlanda. Pues que cada país debe concordar su horario oficial con el del sol. El sistema pretende, para ajustarlo debidamente, que las 12 horas oficiales se aproximen todo lo posible al mediodía local.

Sin embargo, como bien sabemos esto no es así. Pues España no tiene la hora que marcan los relojes de los países señalados, sino la de Francia, Bélgica, Holanda, Alemania, Dinamarca, Noruega, Suecia, Austria y Suiza que están en otro uso horario. Ello supone que nuestro país funciona con la hora desacoplada respecto al tiempo de luz y oscuridad que realmente le corresponderían.

Esta anomalía la llevó a cabo el gobierno del general Franco el 16 de marzo de 1940, en una demostración de su vínculo con Hitler . El dictador, en una prueba de su simpatía con el nazismo, estableció el mismo sistema horario de Alemania. En consecuencia, en invierno España, desde entonces, ya va una hora por delante de su tiempo solar, y en verano el desfase aumenta a dos horas. Sin embargo, al concluir la II Guerra Mundial con la derrota de Hitler, Franco no cambió el horario. Con todo, no es esto lo más chocante, sino que este horario no solo se mantuvo durante el periodo de la dictadura sino en los 45 años que llevamos de democracia. H

Fuente: https://www.elperiodicomediterraneo.com