Arxiu diari: 21 de Juny de 2020

ESTATUAS Y RENCORES

Francisco Perez Puche. Foto de Juan J. Monzó

FRANCISCO PÉREZ PUCHE, CRONISTA OFICIAL DE VALENCIA

La terrible muerte de George Lloyd fue el 25 de mayo; pero la última víctima de las protestas está siendo Cristóbal Colón, cuya estatua se quiere desmontar no ya en el capitolio de California, en Sacramento, sino del puerto mismo de Barcelona. En menos de un mes, la rabia por el violento trato a un detenido ha sacado a relucir los más oscuros rencores del problema racial. Pero con rencores tan asombrosos como los que cargan contra el recuerdo, no ya de los esclavistas sino de todos los viajeros, navegantes, descubridores y fundadores.

El otro día, en una tertulia de radio, escuché un chiste malo pero certero: «Colón parecía socialista: no sabía dónde iba, tampoco supo dónde llegó, pero todo lo hizo con dinero ajeno». En la estatua que le van a retirar, colocada en 1883 a expensar de un banquero, le vemos, precisamente, recibiendo de la reina Isabel la promesa de que su aventura marinera será financiada. Pero Colón se murió sin poner pie en el continente americano y California, mientras él vivió, solo era una tierra legendaria del Amadis de Gaula. Quiero decir que para borrar esa «memoria del descubrimiento explotador» que la tontería quiere superar, habría que empezar por quitarle el nombre a la ciudad, que viene de un río bautizado en 1808 por el español Gabriel Moraga y además tiene un claro origen católico. Lo que pasó más tarde ya es cosa de los mejicanos independientes, que en 1848 confiaron la fundación de la ciudad a un suizo, John Sutter, cuya estatua ya ha sido retirada por políticos demócratas que parecen populistas asustados.

Me pregunto hasta dónde llegará esta ansiosa oleada de confusión e ignorancia vengativa, que no hace sino distraer de los problemas esenciales de la igualdad de oportunidades, el racismo latente y las normas de comportamiento policial, batidas en miedo de coronavirus. Me pregunto cómo no se enseña a guardar tiempo y espacio en el aprendizaje de la historia y qué se explica y entiende, en una ciudad que se llama Albuquerque, sobre un tipo, Juan de Oñate, gobernador español, que nació en Zacatecas, aunque murió en la sevillana Guadalcanal. ¿Se explica bien en las escuelas cómo llega a ocurrir que ese nombre arábigo termine en una isla del Pacífico donde luego morirían miles de americanos y japoneses?

Curiosamente, no hay noticias adversas sobre los monumentos que recuerdan la llegada de los peregrinos del Mayflower, en Plymouth, Massacchusetts. Allí está, con su pipa de la paz, la estatua de Massasoit, el indio wanpanoago que les echó una mano y les obsequió con maíz y pavo, los platos de la cena de Acción de Gracias. Menos mal.

Fuente: https://www.lasprovincias.es

EL VERANO EN PETRER


Haciendo agua limón en una cueva del Pla del Pito en las faldas del Cid. De izquierda a derecha: Luisita Tomàs, Vicente Navarro “Penyetes”, Ricardo Tomàs, Ricardín en brazos de Rosamer Amat, Antoñín Amat, Gumersindo Payá y Vicent Navarro “el Dele”. Año 1969.

Mª CARMEN RICO NAVARRO, CRONISTA OFICIAL DE PETRER

Hoy, sábado 20 de junio, comienza el verano. Y lo hará a las 23:44 hora oficial peninsular, según cálculos del Observatorio Astronómico Nacional. Esta estación durará 93 días y 15 horas, y terminará el 22 de septiembre con el comienzo del otoño.

Aprovechando su entrada, daremos un breve repaso a tradiciones de Petrer ligadas a la estación estival. El Petrer de la mitad del siglo XX tenía las características de un pueblo rural y uno de los primeros recuerdos que tenemos es la imagen de las mujeres haciendo encaje de bolillos, a las puertas de sus casas, durante las calurosas tardes de verano. Por las noches la gente salía a tomar el fresco para resarcirse del calor y sacaba sus mecedoras y sillas. Todavía, hoy, en algunas calles los vecinos salen a las puertas de sus casas a tomar el fresco, conversando en improvisadas y animadas tertulias. Cerramos los ojos por un momento y vemos nuestras calles y los patios de las casas, al anochecer, con gente que comenta cuanto ha sucedido a lo largo del día. La mayoría de las veces acompañados de un botijo y, por qué no, de la típica “palometa” o del “canariet”.

También cuando llegaba el buen tiempo, el que tenía y podía, se trasladaba a las cuevas, esas viviendas trogloditas de las que tanto sabemos en Petrer y que mantienen una temperatura ideal tanto en verano como en invierno. Cuando terminaban las fiestas del Cristo era tradición, todavía hay quien la sigue, irse a las casas de campo a pasar el verano.

Volvemos a cerrar los ojos y podemos imaginar la placeta de San Bonifacio, los sábados y domingos de verano por la noche, y vemos cómo se juntaban en este singular enclave un grupo de amantes de los bailes regionales, en particular de todo tipo de jotas. Entre los asistentes estaban Facundo, como uno de los organizadores; “Almeja”, un villenero que vivía en la calle San Rafael; “el Salinero”, gran bailarín de jotas; “la Fardacha”, que vivía en la misma ermita y otras muchas personas amantes de este folclore.

Bajamos hasta la plaça de Dalt, concretamente al Café El Terròs, desde donde se proyectaba cine, al igual que en el Gran Cinema en la Explanada que funcionó durante muchos años como cine de verano. Después nos dirigimos hasta la calle Sancho Tello, a la puerta del Cine Avenida que estaba a espaldas del Teatro Cervantes. Este cine, a inicios de los años cincuenta del pasado siglo, era también cine de verano y también se hacía baile en él, aunque después se cubrió. Hubo otro cine de verano en lo que años más tarde fue el Chiqui. Este local era propiedad de Vicente y Paco Villaplana.

Vemos también a los jóvenes pasear por el camino de los Pasos, actual Explanada, comiendo las refrescantes lechugas y otros frutos y hortalizas del Hort del Xambiter (hoy Parc 9 d’octubre).

Escuchamos también melancólicas habaneras que cantan los parroquianos del Café La Estrella, más conocido por el apodo de su dueño, “Pebrella”, en la calle Gabriel Payá. Durante las noches veraniegas sus clientes, sentados a la puerta del local, cantan canciones a coro hasta altas horas de la madrugada.

También esos veranos de hace ya unos años nos rememoran los típicos puestos de melones y sandías, la fiesta del Cristo y el olor a plantas aromáticas en la replaceta de su ermita y la fiesta de San Bartolomé. Vemos a Ricardo “Pebrella” y al “tío Pere el Fayago”, entre otros heladeros, recorriendo las calles y ofreciendo sus sabrosos y refrescantes granizados. Nos dirigimos hasta la Explanada y nos protegemos del calor en el toldo del bar del Chico de la Blusa, mientras nos tomamos una sabrosa sepia a la plancha y un “mesclaet” y, después, nos dirigimos a la calle La Iglesia a disfrutar de una partida de pelota Y por supuesto, un sinfín más de recuerdos y tradiciones del Petrer de antaño que iremos recordando en próximas crónicas.

Cuánto y cuánto recuerdo nos viene a la memoria a cada uno de nosotros. Sin duda muchísimos más.

Hoy, el verano nos sugiere vacaciones, playa, baños en las piscinas municipales, Conciertos de Verano, Semana de la Guitarra, los sabrosos caracoles en las terrazas de nuestros bares y muchas más cosas y actividades interesantes que nos ayudan a disfrutar de una de las estaciones más deseadas. ¡Ojalá tengamos un buen verano!

Fuente: https://www.valledeelda.com

CARIDAD

FRANCISCO SALA ANIORTE, CRONISTA OFICIAL DE TORREVIEJA

El pasado jueves fue uno de esos días que recuerdo de mi niñez con clara visión, no solamente por la procesión, los primi-comulgantes con sus trajes y vestidos blancos, por el olor a junco recién cortado por las calles por donde luego pasaría la procesión€ Además era una de esos días en los que se postulaba -no me refiero a hacer posturitas-, se pedía para Cáritas, dedicada a ayudar a las personas en situación de necesidad. Junto con el 12 de octubre, Dia del Domund; y el 19 de marzo, Día del Seminarista; el Día del Corpus señoras y caballeros con ‘vedriolas’ en mano solicitaban un dinero para fines benéficos imponiendo a cambio una banderita alusiva a la causa. En el año 1960, el Día del Corpus Christi, declarado Día Internacional Diocesano de la Caridad, Día de Cáritas.

¿Pero que es Cáritas? Hago un poco historia. Los años 40 y 50 fueron difíciles en toda Europa. Los estragos de la Guerra Civil todavía eran muy recientes y había mucha hambre y miseria entre la población. Para paliar los estragos de esta situación, la Iglesia dio un paso al frente, dispuesta a ayudar a las personas en situación de necesidad. En la Diócesis de Orihuela esta acción se materializó a través de la instauración, dentro de Acción Católica, de una filial llamada Secretariado Diocesano de la Caridad.

La primera gran acción de este organismo se dio en el año 1948, instaurando en todas las parroquias de la Diócesis de Orihuela de un Día de la Caridad, dedicado a recoger fondos para los proyectos caritativos, y a que los párrocos, Juntas y Centros de Acción Católica y asociaciones aprovecharan ese día para hacer difusión de sus obras de caridad, así como para “intentar su organización más eficaz y fecunda”. En 1960, pasó a ser ‘Día Nacional de la Caridad’. Es tal la fuerza y relevancia que el Secretariado Diocesano de Caridad alcanza en estos primeros años, que entre 1954 y 1955 es transformada en una institución autónoma (aún dentro de Acción Católica) llamada ‘Cáritas Diocesana’. Aquí en Torrevieja, entre otras, estaba establecida desde mediados del siglo XIX, la Congregación de las Hijas de María, Acción Católica aglutinando a numerosos hombre, mujeres y jóvenes con diversas actividades, y la Congregación Antoniana.

En Torrevieja ‘Acción Católica’, constituida a mediados de los años cuarenta del pasado siglo, hizo un verdadero esfuerzo en mitigar los efectos del desempleo producido por el ‘paro tecnológico’ ocasionado por la industrialización de las salinas, que ocasionó grandes necesidades y miseria en la ciudad.

A mediados de la década de los 50, ‘Cáritas Diocesana’ tiene una gran fuerza que le permite poner en marcha ambiciosos proyectos de caridad. Es la época de las famosas tómbolas organizadas por la institución, en las cuales se encontraba la de Torrevieja, mediante el sorteo de un coche, se obtenían fondos para poder construir después viviendas para las personas más necesitadas. En estos momentos ‘Cáritas’ no solo se preocupaba por paliar los problemas del hambre y otras necesidades básicas mediante la preparación y reparto de alimentos, o distribución de ropa entre los necesitados, sino que buscaba aquellas zonas de las poblaciones donde existían focos de pobreza y marginalidad y involucrándose en la búsqueda de una vida mejor para sus habitantes.

Desde primeros de julio de 1955, los monaguillos de la iglesia parroquial de Torrevieja se vieron muy atareados llevando, a distintas casas de la localidad, cajas vistosas que contenían muñecas, destinadas a la Tómbola de Caridad que se iba a instalar por vez primera en la población. Se instalaba en el relleno ganado al mar con la construcción del actual muelle pesquero, frente a la plaza Orgullo del Alcalde Waldo Calero, delante de edificio de la Aduana, inaugurándose aquel primer año en la tarde del 23 de julio, día de San Jaime, asistiendo el Obispo de Orihuela, Pablo Barrachina Esteban.

La necesidad de viviendas para los más necesitados hizo que ‘Cáritas Parroquial de Torrevieja” edificara veinte viviendas en la zona Norte de la población, detrás de la llamada ‘calera’, junto a la hoy llamada Ronda de Ricardo Lafuente Aguado, que pasaron a llamarse “Las Casas de Cáritas”. En diciembre de 1966 finaliza la construcción de las primeras diez, que fueron bendecidas y entregadas a familias necesitadas el domingo, 15 de enero de 1967. El lunes, 9 de febrero de 1970, en uno de los salones de la iglesia parroquial de la Inmaculada, fueron entregadas las diez casas restantes.

En tiempos más recientes hay que pensar en la cantidad de ayudas que solapadamente ha realizado, en crisis tan recientes como la pasada del 2008-2009 y la que tenemos encima llamada del ‘coronavirus’, que augura ser aun más severa.

Y si el pasado jueves fue el Corpus, este pasado viernes fue la celebración del Sagrado Corazón de Jesús. devoción que surge en la Iglesia Católica entre los años 1673 y 1675 cuando la monja francesa, santa Margarita María de Alacoque, dice tener unas «visiones» en su monasterio de Paray-le-Monial, en las que Jesús, mostrándole su Corazón, promete su amor y bendición a quienes le recen y veneren.

La jerarquía católica, desde 1765, establece este culto centrando la fiesta en el VIERNES SIGUIENTE AL DIA DEL CORPUS CHRISTI, posteriormente ratificado por Pío IX en 1873 y por León XIII en 1899.

¿Recuerdan? En España fue costumbre muy antigua colocar en la puerta de entrada de las casas una pequeña placa con la imagen del Corazón de Jesús y con texto de BENDECIRÉ ESTA CASA. El pasado viernes, 19 de junio de 2020, fue la fiesta del SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS. Los torrevejenses del barrio de La Punta, dedicados a su devoción, lo van a recordar ni celebrar. Este año ni ha podido haber fiestas en su honor, pero seguro que protegerá todos los hogares.

Fuente: https://www.diarioinformacion.com