Arxiu diari: 13 de Juny de 2020

LOS SIETE TÍTULOS NOBILIARIOS DE LOS FRÍGOLA


PALACIO FRÍGOLA EN CORTES DE PALLÁS: M. A. N.

MIGUEL APARICI NAVARRO, CRONISTA OFICIAL DE CORTES DE PALLÁS

Hasta siete títulos nobiliarios llegó a reunir, entre sí mismo y sus descendientes, Don Pascual Frígola; barón de Cortes de Pallás y creador de nuestra Batalla de Flores.

Aristócrata del siglo XIX. Ni muy alto ni muy delgado, pero sí muy distinguido, activo y simpático.

No en balde se casó con la joven más brillante de la sociedad levantina: una Palavicino, hija de quienes eran marqueses y también barones; la cual le dio cuatro hijos.

Los ancestros de Pascual Frígola venían ostentando el inmemorial señorío de Cortes desde finales del siglo XVI. Así que esperamos que, de una vez, se deje de copiar ya la falacia de la enciclopedia catalana; que divulga que Jaime I le donó el valle y castillo de Cortes a Juan de Pallars, ¡en 1232!.

El señorío quedó en manos definitivas de un Pallás no mucho antes de la debacle económica de la expulsión de los moriscos en 1609.

Salió adelante, con una repoblación a la Carta. Y siendo titular María Josefa Pallás y Vallebrera, erigidora del actual templo parroquial (1775, lleva la campana), al casar con un miembro de la destacada familia Frígola cedió a este apellido el cetro de la sucesión.

Don Pascual (volvemos al XIX), fue también gran cazador, escritor de sainetes, presidente de Lo Rat Penat… y gran defensor de la dinastía borbónica.

La propia Isabel II, antes de dirigirse a París tras la revolución de 1868, ya le había concedido el título de I Barón de Ruaya. Así que él llegó a ir a la capital francesa, preocupándose por ella.

Este título se lo pasó en vida a quien sería su primer hijo varón (el primer vástago, mujer, casaría con el Barón de Finestrat); también llamado Pascual, que fue teniente de alcalde de Valencia y ha dejado huella en la calle Ruaya. Título que, finalmente, quedó sin efecto en 1998.

Don Pascual, «el de la Batalla», fue también colaborador en los prolegómenos de la restauración de la monarquía; en la persona de Alfonso XII.

El monarca no olvidará sus gestos y, así, será Senador Vitalicio, Gentilhombre de Cámara, Director de la Gaceta y de la Imprenta Nacional. Pero, sobre todo, recibirá de las manos del Rey hasta dos títulos más: I Baronesa de Bugete, para su hija Matilde (que hoy ostenta el distinguido noble José Antonio Ortenbach Cerezo) y el de I Barón del Castillo de Chirel, para el segundo de sus hijos varones: Carlos. Quien desarrollará una exitosa carrera, ya en Madrid, ocupando destacado puesto en su ayuntamiento.

Si recapitulamos veremos que ya hemos citado el título secular de Barón de Cortes de Pallás y los tres decimonónicos de Barón de Ruaya, Barón de Bugete y Barón del Castillo de Chirel. Todos en el término actual de Cortes, que tiene 234 kilómetros cuadrados de extensión, y en pleno corazón del Sistema Ibérico. Paraje de abruptas barrancadas, paredes rocosas verticales, cascadas de manantiales, restos de primorosas huertecillas moriscas escalonadas, rica vegetación mediterránea (maquis) y abundante caza mayor protegida.

El segundo Pascual, Frígola Palavicino, de sus dos títulos (‘Cortes’ y ‘Ruaya’) dejará el troncal de la Baronía de Cortes de Pallás a su primer hijo: María; yendo, por matrimonios con Escrivá, De Carlos y Agudo, a manos del actual joven titular madrileño Antonio Agudo de Carlos. Y el de Ruaya, a su segundo hijo: también Pascual; que quedará, con los años, sin ocupar.

Pero una de sus hijas (Dolores Frígola Caruana), que casa con un destacado general, obtendrá como I Vizcondesa del Castillo de Genovés lo que Pascual -«el de las Flores»- anunciaba en sus documentos personales como «…y señor de Genovés».

Cinco titulaciones ya, cuatro de ellas de Barón: de Cortes de Pallás, de Ruaya, de Bugete, del Castillo de Chirel y (vizcondado) del Castillo de Genovés.

Volvamos, ahora, nuestra mirada hacia Carlos Frígola Palavicino. Barón del Castillo de Chirel y destacado político en Madrid; donde enlazará con la familia Muguiro (con esposa Marquesa). Familia Frígola-Muguiro y Muguiro-Frígola, por enlaces, que emparentará a través de seis casaderas hijas (que dieron motivo a muchas destacadas fiestas sociales en su palacete de la calle Ayala) con acrisolados títulos nacionales.

Patrocinio Frígola, la primera, recibirá la Baronía de Chirel y Dolores, la última de ellas, lucirá su persona como Baronesa (título rehabilitado) de Bicorp, casada con un López de Ayala; muy próximo al Jefe de Gobierno Primo de Rivera.

Y el primer varón primogénito de su segunda hija (Carlos Muguiro Frígola), además de la troncalidad del Condado de Muguiro, recabará la titularidad de I Barón de Benedrís. Cuyo primer hijo varón, a su vez (Carlos, fallecido en 2018), va a reunir en su persona la nobleza de Conde de Muguiro, la nueva baronía de Benedrís y la antigua de Chirel y la rehabilitada de Bicorp; estas dos últimas, por falta de sucesión en las ramas de las tías de su padre.

Concretando, el cabo de estos títulos valencianos se halla… en Madrid, el de Cortes de Pallás y el de Castillo de Genovés. Anulado, el de Ruaya. En Valencia, el de Bugete. Y en Madrid, también: los de Castillo de Chirel, de Bicorp y de Benedrís.

Si ya está pensando en hacer una ‘ruta cultural nobiliaria’, siga la siguiente: Castillo de Chirel, pueblo de Cortes de Pallás, despoblado morisco de Ruaya, despoblado morisco de Bugete (todo ello en término de Cortes), pueblo de Bicorp, despoblado morisco de Benedrís (término de Bicorp) y pueblo de Genovés.

Fuente: https://www.lasprovincias.es