Arxiu diari: 3 de Juny de 2020

GRANDES MISTERIOS DE LA VIDA PRIVADA. 14. “EL OLI SOBRE LES COLS” DE UN VALENCIANO OLVIDADO

FRANCISCO PÉREZ PUCHE, CRONISTA OFICIAL DE VALENCIA

En aquellos tiempos, o te detenían por espía o te montaban un proceso por andar jugando con cráneos y tibias observadas a través de un cristal. Aunque hay muy pocos detalles, los sinsabores de Crisóstomo  Martínez debieron ser notables: tuvo que dejar sus investigaciones en París y huir Flandes. No podía encontrar, en la Francia de Luis XVI, el amparo académico de una España decadente en la que el rey Carlos se veía a todas luces que no estaba facultado para procrear hijos ni casi para entender lo que le explicaban ministros, validos y oscuros frailes confesores. España era un imperio con signos de agotamiento sobre el que empezaban a revolotear los buitres europeos.

De Crisóstomo y sus trabajos sabemos que quedaron interrumpidos, dislocados por la imposibilidad de seguir en Francia. Superó las acusaciones pero no regresó a Valencia; se refugió en Flandes, que le era más propicia… y allí se sabe que murió. No se sabe exactamente cuándo, aunque se da la fecha probable de 1694. Y desde luego, no se sabe dónde está anónimamente enterrado.

Pero nos quedan sus experiencias. El aviso a los navegantes de los cristales de aumento de los engaños que puede producir un acercamiento que no sea gradual y una iluminación que no sea correcta. Porque no se trataba de ver, sino de dibujar con perfección para que otros puedan estudiar en las aulas de Medicina.

Las lentes aumento eran un conocimiento ya antiguo, aunque no hay pistas seguras y hay quien aventura que fue un descubrimiento casual. Se les llama lentes por la forma de los cristales de aumento, abombadas en el centro, que les hacen parecer a las lentejas comestibles. Los muy pudientes usaban gafas con lentes ya en el siglo XIV, hay quien asegura que antes. Sabemos cómo era el microscopio de Martínez. Él mismo quiso decírnoslo y lo dibujó en un rincón de su lámina XI, teóricamente hecha en Valencia. Consistía en un pie elegantemente torneado que sujetaba una lente cóncava; mediante dos soportes móviles y regulables, uno horizontal y otro vertical, se podía subir y bajar, acercar y alejar a la lente el objeto, trozo o partícula que se quería estudiar. Desde luego con paciencia y buen pulso, con mucha calma, porque las articulaciones de madera eran por demás rudimentarias, según la reconstrucción que se ha hecho posteriormente a partir de su dibujo.

“Se ofrecen muchos engaños y así es menester mucho examen, mucha cautela y tiempo para no engañarse”, escribió el olvidado maestro valenciano. Pero él fue el primero en dibujar los movimientos del omóplato y de presentar una serie de esqueletos en todas las posiciones imaginables. Las vértebras y la pelvis, el fémur y los músculos de la pierna, las delicadas articulaciones de la rodilla… los cambios del cráneo desde la niñez a la edad adulta, dejaron de ser secretos para la Medicina del porvenir.

Pero sobre todo, él fue el primero en describir y descubrir las hasta entonces misteriosas comunicaciones entre la médula de los huesos y el funcionamiento del cuerpo humano. La presencia de lo que se llamó entonces “los vasos adiposos” cambió el concepto de la Medicina y causó perplejidad entre los anticuados galenistas. Porque había mucho más de lo que se suponía, laberintos por estudiar, circuitos por analizar… y a fin de cuentas, química, algo bastante incómodo para el conformismo. Él mismo, como sin darle importancia, relató todo lo que habían avanzado sus colegas europeos en las últimas décadas;  y con una inédita frase de la huerta valenciana se puso a la cola de todos ellos con su modesta aportación. “Y yo –dice– em folgaría de ser el oli sobre les cols avent trobat los conduits de la graça”.

Una col bien cosechada y hervida, que se riega con un sencillo chorro de aceite, puede llegar a ser el mejor manjar. Crisóstomo Martínez lo sabía.  Y desde esa sencillez pasó la vida tras un microscopio. No sabemos dónde está enterrado ni tiene un monumento levantado en Valencia. Pero una calle de Benimàmet lleva su nombre; se propuso en el año 1899 y se aprobó… en 1940.

Fuente: https://fppuche.wordpress.com/

NICOLÁS VERDÚ SIRVENT, MAESTRO

BERNARDO GARRIGÓS SIRVENT, CRONISTA OFICIAL DE XIXONA

Nicolás Verdú Sirvent nació en la vecina población de Muchamiel en 1818. Estudió magisterio consiguiendo el título de maestro el 24 de octubre de 1844.  Seguramente su primer y único destino fue la escuela de primeras letras de Xixona, ya que en el Interrogatorio para formar la estadística de primera educación con arreglo a lo prevenido en la Real Orden del 12 de diciembre de 1844 , cumplimentado a finales de 1844 o principios de 1845 ya aparece como el maestro de los chicos de la escuela de primeras letras, que posiblemente estaba situada en la iglesia vieja. En aquel momento permanecía soltero.

En el estadillo del año siguiente descubrimos que ya se había casado con Rafaela Planells o Planelles Monllor, nacida en 1825 en Alicante y también maestra de instrucción pública. Desconocemos si Rafaela tras casarse continuó con la docencia.

Además de su amplia labor docente se dedicó esporádicamente a la literatura, en concreto al periodismo. Así sabemos que fue autor del artículo titulado Jijona publicado en el periódico La Voz de Jijona y en que analiza, de forma pormenorizada, la situación de la ciudad.

Murió en nuestra ciudad el 26 de febrero de 1879. Noticia de dicho fallecimiento aparece en La Voz de Jijona del día siguiente, donde además de la esquela podemos leer un sentido comentario: “Ayer a las doce falleció, después de una larga y penosa enfermedad, el profesor de instrucción pública de esta ciudad D. Nicolás Verdú y Sirvent. Con decir que venía ejerciendo el magisterio en esta población por espacio de treinta y seis años será lo suficiente para que nuestros lectores comprendan lo sentida que habrá sido su muerte, pues la mayor parte de las personas que figuran en Jijona han sido sus discípulos. La redacción de La Voz de Jijona no puede menos de ser el fiel interprete de los sentimientos que a todos embargan y deplora tan sensible pérdida, acompañando a su familia en su justo dolor”.

Fue enterrado al día siguiente en el antiguo cementerio municipal de Xixona, situado al norte de la población detrás del convento de la Mare de Déu de l’Orito junto al camino de Alcoy.

El 29 de enero de 1879 había hecho testamento ante el notario local D. Vicente Sala Planelles. Nombró como albaceas testamentarios al párroco de Jijona, Joaquín Pla y a su sobrino Francisco Verdú Morant.

Tuvieron sólo un hijo al que llamaron Candido. Nació el 4 de septiembre de 1852. Falleció joven, con 20 años, el 6 de agosto de 1872. Al no tener sucesor instituyó como heredera de todas sus propiedades a su esposa Rafaela y a su fallecimiento pasarían sus bienes a los sobrinos por ambas partes. Debido a sus profundas convicciones religiosas dejó para la redención de su alma “con un diario de misas rezadas a limosna de seis reales cada misa o sea una peseta cincuenta céntimos por una sola vez” y un entierro general. También hizo muestra de su caridad al dejar para los pobres el dinero que se consiga de la venta de su biblioteca particular.

Tras su fallecimiento sus albaceas testamentarios insertaron en el periódico   La Voz de Jijona del día dos de marzo de 1879 el siguiente comentario: “que teniendo que proceder a la venta de la librería que fue de aquel señor (D. Nicolás Verdú), ésta se halla en casa de la viuda, a disposición del que quiera ir a ponerle precio a alguno de los libros que contiene”. Al no haber encontrado ninguna otra referencia sobre esta manda testamentaria pensamos que la biblioteca se vendió a uno o varios particulares mediante un acuerdo privado sin recurrir a los servicios del notario, pues en las actas notariales no hemos encontrado referencia alguna a esta operación económica.

Después de la venta de la librería y de la entrega de lo recaudado a los pobres el veintiséis de julio de 1879 el notario José Ruzafa se desplazó a la casa del matrimonio para realizar el inventario de los bienes quedados al fallecimiento de Nicolás Verdú. Estos se componían de  ropas, alhajas y muebles de uso diario que fueron valoradas en doscientas pesetas y de un primer piso situado en la calle El Vall. El edificio es perfectamente identificable porque según la escritura sus lindes son: “por la parte inferior o debajo con casa horno de dichos herederos de don Antonio Aracil”. Esta descripción nos llevaría al solar de la calle El Vall nº 28 donde se conserva el horno de pan. El piso fue adquirido a Bruno Sirvent Picó el 16 de agosto de 1875.

[3] Tengo algunas dudas sobre este apellido, ya que en algunos documentos aparece como Planells y en otros como Planelles.

Fuente: https://bgarrigos07.wordpress.com

ALGUNOS RECUERDOS DEL AÑO 1915. SE CELEBRÓ LA FIESTA DEL ÁRBOL Y SE RECONSTRUYERON CAMINOS Y ACEQUIAS

JOSÉ SALVADOR MURGUI. CRONISTA OFICIAL DE CASINOS

A la hora de beber agua fresca y limpia, lo mejor es acudir a la fuente y fruto de empapar tu boca y rostro del incoloro, inodoro e insípido líquido, te transmite la lucidez necesaria para refrescar lo sucedido según la claridad que solo la verdad puede expresar. Con motivo de estudios e investigaciones he podido repasar el devenir de la historia de Casinos, y hoy dejo reflejada en esta crónica alguna coyuntura ocurrida en el año 1915.

Siendo Alcalde de Don Cándido Muñoz Usach y Concejales D. Felipe Usach, D. Salvador Latorre, D. Lorenzo Espinosa, D. Manuel García, D. Lamberto Muñoz, D. Custodio Rocher, y D. Dámaso Soriano sucedió lo siguiente:

El mes de enero se tomaron diferentes acuerdos plenarios que hoy recordamos: “Arriendo terrenos vía pública. A solicitud del interesado por medio de comparecencia que fue leída arrendar al vecino D. Salvador Murgui Merino, la ocupación del terreno de vía publica comprendido entre el terreno del cementerio viejo al barranco de Artaj, y el camino del puente que da acceso a la carretera por la cantidad de treinta y cinco pesetas hasta el 31 de diciembre del año actual, cuya cantidad tendrá que ingresar en caja antes de empezar el disfrute y en su consecuencia, dejar sin efecto el acuerdo de fecha 7 de noviembre último referente a dichos terrenos a favor de Don Miguel Murgui Ferrer en vista de no haber contestado esté interesado.”

Posiblemente este terreno se arrendó con finalidad de hacer carbón. Fueron varias familias de Casinos, las que durante muchos años, en ese lugar y otros inmediatos, hacían carbón que vendían después para satisfacer las necesidades de los hogares que necesitaban carbón para sus hornos y cocinas, de ahí que se bautizara esa zona con el nombre de “las carboneras”.

Celebrar la Fiesta del árbol. En virtud de lo dispuesto en el R. D. del Ministerio de la Gobernación de fecha 9 del que cursa instituyendo con carácter obligatorio para todos los Ayuntamientos la celebración anual de una fiesta del árbol, inaugurar esta con la plantación de árboles en el nuevo cementerio y plazoleta que le precede a fin de que quede convertida en un paseo a cuyo efecto emitirá dictamen la Comisión del Fomento acerca del mismo y clase que convenga plantar y época más a propósito para ello. Se puso fecha para su celebración el día 7 de febrero a las dos de la tarde, facultando al Sr. Alcalde para que adquiera trece cipreses y catorce acacias y de acuerdo con el Señor Cura Párroco, Profesores de la escuela y Director de la Banda de Música, acuerden los detalles para su organización e invite a cuantas entidades y personalidades puedan contribuir a darle mayor relieve, formalizándose todos los gastos que origine con cargo al Capítulo de Imprevistos. A propuesta de la Presidencia se acuerda obsequiar con una merienda a todos los niños de las escuelas que concurran a la fiesta del árbol.

Los gastos de la Fiesta el Árbol fueron de ciento cincuenta y ocho pesetas ochenta céntimos, por la adquisición de cincuenta y seis árboles y demás gastos ocurridos en la celebración de la fiestas del árbol del 7 del actual, y con el fin de preservar de cualquier accidente los árboles recién plantados en el interior de la población, que se construyan cajones de madera en número de quince para resguardo de los mismos.

Fue también acuerdo plenario “sin discusión y por unanimidad se acordó aprobar la lista de familiares pobres con derecho a gozar gratis de la asistencia facultativa en el año actual en la forma que ha sido redactada por la Comisión y que se exponga al público por ocho días.”

Otro acuerdo fue la “Tarifa y condiciones para la administración del aprovechamiento de yerbas.” A propuesta de la Comisión de Hacienda, para llevar a efecto por administración el aprovechamiento de las yerbas y pastos de los caminos según lo acordado en sesión del 5 de diciembre último, señalar la tarifa de 0,50 por cada res lanar o cabria que paste en ellos durante el presente año cuyo importe harán efectivo los interesados al solicitar la licencia, sin cuyo requisito no será extendida, considerándose abusivo el pastoreo de los ganados que carezcan de ella o conste de más reses de las que en la misma se consignen.

Un acuerdo del mes de febrero fue “Contribuir con un donativo de 25 pesetas al fomento de la Mutualidad Escolar. A propuesta de la Presidencia, la cual dio cuenta de haber quedado constituida legalmente la Mutualidad de esta Villa con el título de La Paz, la cual consta de 25 mutualistas; se acuerda igualmente siguiendo el ejemplo de otros ayuntamientos y atendiendo las recomendaciones de la superioridad, contribuir al fomento de la misma con la cantidad de veinticinco pesetas con destino a iniciar las libretas de pensión o dote de cada mutualista cuya cantidad se formalizará con cargo al Capítulo de Imprevistos.”

Otro acuerdo del día 13 de febrero consistió en la “Recuperación de caminos y acequias.” El texto del acuerdo es el siguiente: < A propuesta de la Presidencia y con objeto de aliviar a las clases jornaleras, hoy sin trabajo a causa de la sequía se acuerda por unanimidad proceder a la recomposición de caminos y arreglo de la acequia hasta el partidor, recabando para ello el auxilio de los propietarios, y como ello ha de resultar insuficiente dada la extensión de la crisis, si persiste la sequía, facultar a la alcaldía para que recabe de la Casa del Campo la conformidad para construir por mitad el dique proyectado en el salto de Artaj y demás obras comunes a ambos intereses que permitan utilizar las avenidas del barranco.>

Entre otros acuerdos en la Sesión Plenaria del día 13 de marzo se acordó: “Suspender el trabajo de las brigadas municipales ocupadas en Al recomposición de caminos para mitigar en parte la crisis obrera originada por la sequía, ya que con motivo de las últimas lluvias se reanudaron los trabajos agrícolas en los que encontraron ocupación la mayor parte de los trabajadores.”

Casinos de 1915, Casinos sembrador de historia, sembrador de proyectos, constructor de realidades… Casinos en el recuerdo de las crónicas.

Fuente: https://www.elperiodicodeaqui.com